Enviar
Comer inteligentemente

Los alimentos funcionales permiten consumir nutrientes extras para ayudar a prevenir enfermedades

Melissa González
[email protected]

Así como existen ejercicios funcionales para fortalecerse para la vida diaria, existen alimentos funcionales.
El tema no es nuevo, su origen se estima que surgió en los años 40 cuando se realizaban variaciones a ciertos alimentos para optimizar su valor nutricional y fortificarlos.
Con el camino de los años, este tema ha adquirido mayor importancia.
“Son alimentos a los cuales se han agregado ingredientes con la finalidad de enriquecerlos y para que cumplan objetivos específicos”, comentó el doctor Arturo O'Byrne, especializado en medicina deportiva y nutrición, director de Educación Médica de la Sociedad Internacional de Homotoxicología.
El doctor estuvo de visita en el país en el marco de lanzamiento de los juegos Del Valle, que forman parte de estos alimentos; entre sus beneficios está fortalecer los huesos.
“El primer alimento funcional se puede decir que fue la sal, cuando se le agregó el yodo para proteger de la enfermad del bocio”, comentó.
A este se suma la leche fortificada con vitamina D para prevenir el raquitismo, o los cereales con semillas específicas para reducir los problemas de grasas en la sangre y reducir el colesterol, e incluso padecimientos como el estreñimiento.
“El estrés oxidativo que lleva a la producción de radicales libres, que hoy en día supera la cantidad que podemos controlar, en este caso el zinc, el selenio y otros elementos pueden ayudarnos a evitar esto”, expresó el especialista.
Incluso mejorar la mente y la conducta se puede conseguir con una buena alimentación.
“Con la industrialización se pierden algunos nutrientes, que se pueden compensar de esta forma”, comentó. “Se necesita protección, las personas tienen una genética para comer po
co y hacer ejercicio, y hacen lo contrario”, agregó.
Para que un alimento sea funcional debe cumplir con varios requerimientos, en primer lugar no se deben confundir con los alimentos que son solamente fortificados.
“Un jugo que tenga un ingrediente adicionado no se puede decir que previene de una condición específica de la salud”, comentó.
Debe haber documentación científica que compruebe el objetivo, además la dosis tiene que ser segura para el consumidor, y se requiere todo un proceso de investigación y desarrollo.
Los alimentos que no están regulados, no pueden decir en sus etiquetas que previenen contra alguna condición de salud específica.


Cómo identificarlos

En los alimentos funcionales se puede encontrar la siguiente información:

• Contenido de nutrientes que indica la presencia de un nutriente específico en un determinado nivel.
• La información acerca de la estructura y la función que describe el efecto de los componentes de la dieta en la estructura normal o función del cuerpo.
• Guías con los beneficios para la salud proveniente de amplias categorías de alimentos.

Fuente: ific.org, página del International Food Information Council
Ver comentarios