Enviar
Coma bien y duerma bien
Algunos alimentos como la leche y el pavo pueden ayudarle a aprovechar más sus horas de sueño

Melissa González
[email protected]

Muchos estudios han demostrado que el sueño y la alimentación se relacionan.
Existen los que vinculan las horas de sueño y control de peso, esto significa que tanto muchas horas de dormir como pocas favorecen su aumento.
“Una de las investigaciones más importantes al respecto es el Estudio de las Enfermeras, que permite concluir que si se duerme pocas horas, independientemente de otros factores, se puede predecir el aumento de peso a través de los años”, comentó la nutricionista Rebeca Hernández.
Pero además de esto, se dice que algunos alimentos pueden favorecer la calidad del sueño.
Entre ellos están los que contienen triptófano, un aminoácido (compuesto básico de proteínas) que es precursor para formar la serotonina.
La serotonina en el cerebro es uno de los compuestos químicos involucrados en regular el sueño.
“Se ha visto que administrar dosis altas de triptófano, puede ayudar a mejorar al sueño, en especial en quienes sufren ya de trastornos más serios”, comentó Hernández.
Entre estos alimentos están la leche y sus derivados.


Descanse mejor


Evite toda fuente de cafeína
La cafeína crea todo un círculo vicioso, si bien puede parecer que muchas veces usted no podrá funcionar sin la taza de café, esto más bien va a favorecer el insomnio en la noche, la fatiga y la necesidad de más cafeína.
Recuerde que no solo el café contiene cafeína, también té, gaseosas a base de cola, chocolates, etc.

No se acueste con hambre
Comer por la noche no favorece el aumento de peso, como muchos creen. Se aumenta de peso cuando se consume un exceso de calorías, sean a las 10 a.m. o 10 p.m. El problema de comer mucho por la noche es que al dormir la digestión se hace más lenta, y si comió alimentos difíciles de digerir, probablemente se despierte con malestar.
Pero esto no significa acostarse con hambre, ya que eso también le va a inquietar. Lo mejor es una cena liviana, al menos una hora antes de acostarse.

Leche y otros alimentos ricos en triptófano
Se ha visto que administrar dosis altas de triptófano, puede ayudar a mejorar el sueño, en especial en aquellos que sufren ya de trastornos más serios.
Si bien las cantidades de triptófano que se administran son muy altas, siempre puede ayudar incluir los alimentos que son fuente de este aminoácido antes de acostarse.
Las mejores fuentes según mayor concentración de triptófano que puede incluir antes de acostarse son quesos, en especial parmesano y cheddar; semillas de girasol, pavo, pollo, carne de res baja en grasa, salmón, huevo y leche, entre otros.


Carolina Méndez Díaz
Directora Comunicación Esencial

“Cuando he tenido dificultad para conciliar el sueño, he recurrido a una taza de leche caliente, es muy efectiva. Y es que la leche posee el aminoácido triptófano conocido como un inductor del sueño y el placer. También, me he ayudado con tés como el de tilo”.






Juan Carlos Fonseca

Gerente de Mercadeo Total Natural

“Yo personalmente consumo Felise, un producto que fabricamos y comercializamos para depresiones, enojos, insomnio y por la presión diaria en que vivimos. A la vez, llegando la noche existe el Armonyl, que nos ayuda a disfrutar de un sueño reparador; cuando estoy muy cansado y no puedo dormir, lo que hago es tomarme dos cápsulas de Armonyl dos horas antes de la hora que deseo descansar y listo”.


Sonia Madrigal
Gerente General Club Gimnástico El Líder

“Cuando el sueño se hace difícil de conciliar nada mejor que un buen té, un baño caliente, música relajante, instrumental, clásica y de sonidos naturales que nos generen un sentimiento de tranquilidad”.
Ver comentarios