Enviar
Grandes y rápidas fluctuaciones en el valor del colón cambian las reglas comerciales
Colón en montaña rusa
Exportadores, importadores y consumidores necesitarán nuevas estrategias

En momentos en que el colón está cambiando casi que libremente su valor ante otras monedas, los exportadores, importadores y consumidores necesitan encontrar estrategias apropiadas para enfrentar esta situación.
Muchos exportadores necesitan un mayor nivel de competitividad, en áreas que incluyen presencia en Internet, así como conocimiento de los mercados extranjeros.
Por su parte, pocos importadores intentan incrementar su participación en el mercado nacional, al reducir los precios de los productos, que ellos actualmente compran en el exterior con menos colones.
Mientras tanto, los consumidores están aprovechando la opción de importar directamente, a través de la Web.
En lo que a los exportadores se refiere, lo más importante es una capacitación superior.
“Ante una moneda que se fortalece cada vez más lo único que puede ayudar al sector exportador es que resolvamos los problemas que afectan su competitividad. No es solo por criticar al Banco Central, se requiere hacer mayores esfuerzos en la competitividad y la productividad”, dijo Marco Vinicio Ruiz, ministro de Comercio Exterior.
Una opción para los exportadores consiste en conocer mejor los mercados extranjeros, así como vender directamente a los proveedores al menudeo, eliminando así el costo de los mayoristas.
“Para mitigar el riesgo cambiario nosotros apostamos a inspeccionar nuevos mercados, a conocer su cultura y sus particularidades. Para ello también decidimos llevar parte de nuestra producción a varias de las naciones donde tenemos presencia y así combatir la volatilidad del dólar”, dijo Pablo Vargas, gerente general de Café Britt.
Otra tarea crítica para los exportadores consiste en reducir los costos operativos. Este es el caso de la industria textil, la cual apostó a la eficiencia en sus operaciones para contrarrestar la volatilidad del colón en relación a otras monedas.
“En este momento estamos recibiendo un 16% menos de los ingresos presupuestados a principios de año: no obstante, para combatir esta situación comenzamos a reducir los costos de operaciones, que van desde los salarios a los procesos de expansión”, aseveró Miguel Shyfter, presidente de la Asociación de Exportadores Textiles.
Además, los exportadores podrían mejorar su rendimiento al aprovechar Internet para exponer sus productos y servicios ante los compradores en otros países.
Actualmente, tan solo 135 exportadoras costarricenses, no subsidiarias de multinacionales, cuentan con un sitio en Internet, de un total de 880 empresas, según datos de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Exportación de Centroamérica, Panamá y el Caribe. En lo que a los sitios bilingües se refiere, se trata de solamente 45 de ellos, o sea apenas del 5%.
Mientras tanto, en el país hay una gran variedad de empresas especializadas en el desarrollo de sitios, hechos a la medida para cualquier cliente a precios cómodos, incluso con la opción de elaborar un sitio bilingüe.
En lo referente a los importadores, pocos parecen dispuestos a bajar sus precios al consumidor, al tener la inquietud de que la caída en el valor del dólar sea un fenómeno transitorio.
“En el pasado enfrentamos un alza en el dólar y en su momento no subimos el precio de los productos a los consumidores, esta situación es una balanza para nosotros”, manifestó Enrique Bolaños, presidente de la Cámara de Comercio Exterior y Representantes de Casas Extranjeras.
No obstante, los consumidores más que nunca tienen la opción de comprar sus productos a menor costo, al importarlos directamente a los proveedores en Estados Unidos a través de la Web.
Por cierto, las compras directas desde el mercado norteamericano incrementaron en un promedio del 34% en el último año, según las empresas nacionales de mensajería JetBox y Mudanzas Mundiales.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios