Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



ACCIÓN


Colombia prueba al anfitrión

EFE | Viernes 04 julio, 2014

James Rodríguez llega ante Brasil como máximo goleador del Mundial con cinco tantos.Eitan Abramovich-AFP/La República


Colombia prueba al anfitrión

Brasileños y cafeteros se miden por primera vez en cuartos de final de un Mundial

La gran revelación del Mundial 2014, Colombia, pone a prueba la estabilidad del anfitrión y obligado favorito, Brasil, que se miden por primera vez en la historia de esta competición en busca de las semifinales.

Un equipo en alza contra otro lastrado por las sospechas. La irrupción de James Rodríguez frente a la consolidación de Neymar. Muchos son los alicientes que rodean este duelo sin precedentes en la historia de los campeonatos del mundo.
La tradicional superioridad brasileña, que de 25 enfrentamientos contra su rival de este viernes en el estadio Castelao de Fortaleza solo ha sido superado en dos ocasiones, una en partido oficial, no es una garantía de la supervivencia local, puesta en entredicho por juegos durante todo el torneo. Sobre todo, en el choque de cuartos ante Chile, cuando respiró gracias al lanzamiento de penaltis.
La historia solo encuentra dos victorias colombianas ante Brasil. La última, la única en partido serio, fue en 1991, en Viña del Mar, en Chile (2-0). El conjunto de José Pekerman, que aún no conoce la derrota como selección en un Mundial después de nueve partidos —incluidos los que dirigió a Argentina en Alemania 2006—, derribaría una losa que se prolonga más de 23 años.
La presión acecha a Brasil y el entusiasmo alienta a Colombia. Con esos parámetros afrontan la cita de Fortaleza, que premia con las semifinales, con la inclusión entre los cuatro mejores de la competición. En la recta final por el éxito.
Brasil llegó el miércoles por la noche a la ciudad capital del estado de Ceará, una de las tres ciudades más importantes de la región Nordeste del país, pendiente de solventar la baja de Luiz Gustavo, sancionado por acumulación de amonestaciones.
Luiz Felipe Scolari mostró sus preferencias por Fernandinho y Paulinho en el medio campo, al tiempo que respiró por la recuperación de Neymar, tocado durante los días pasados.
Brasil necesita un partido que solvente las sospechas. No ha jugado al nivel esperado ningún partido.
Menos dudas genera su rival, el equipo colombiano. Sumido en un sueño afronta el envite plagado de entusiasmo y con poco que perder. Ha cumplido con creces el equipo de Pekerman, que ha ganado cada uno de los partidos que ha disputado. Con autoridad. Con gol. Con solvencia.
La irrupción de James, con cinco goles el máximo goleador de la competición, es un claro ejemplo del momento que disfruta el conjunto cafetero. La semifinal es un premio aún mayor para una selección que ha agitado la felicidad de todo un país.
Será la primera vez en el Mundial 2014 que Colombia estará en inferioridad en las gradas. La condición de local de su rival cambiará el aspecto anímico del estadio para un equipo que siente el respaldo de todo un país.

 

Fortaleza, Brasil/EFE