Enviar
Gobierno de Uribe reconoce papel mediador del mandatario venezolano
Colombia pero pide discreción a Chávez

Presidente de Venezuela intenta gestionar acuerdo humanitario con las FARC

Bogotá
EFE

Colombia reconoce las gestiones que desde hace un mes realiza el presidente venezolano, Hugo Chávez, para lograr un acuerdo humanitario con las FARC, pero “prefiere la discreción” y no quiere oír hablar de encuentros con la guerrilla en territorio colombiano.
Las gestiones de Chávez, autorizadas por el presidente colombiano, Álvaro Uribe, en agosto y refrendadas el 31 de ese mes en una reunión entre ambos en Bogotá, han dado, en cualquier caso, una esperanza a los familiares de los 45 secuestrados que las FARC quiere canjear por 500 guerrilleros presos.
A esa esperanza se han añadido los pronunciamientos favorables a la gestión de Chávez, y a la de la senadora de la oposición colombiana Piedad Córdoba, también autorizada por Uribe, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que tienen previsto enviar a un representante a Caracas para hablar con Chávez.
Precisamente Córdoba, que se reunió la semana pasada con “Raúl Reyes”, alias de Luis Édgar Devia, considerado el portavoz principal de esa guerrilla, tiene previsto viajar a Caracas para reunirse con Chávez y entregarle un vídeo de Reyes.
El mandatario venezolano se ha tomado muy en serio su papel y ha afirmado tener “mucha fe” en lograr el objetivo del intercambio humanitario e incluso ha ido más allá al hablar de llegar a la paz en Colombia.
Chávez, cuyos objetivos y actuaciones los suele presentar en sus intervenciones televisivas de “Aló, Presidente”, ha reiterado su deseo de entrevistarse con el legendario jefe de las FARC, Pedro Antonio Marín, conocido como “Tirofijo” o “Manuel Marulanda”, e incluso ha pedido a Uribe poder hacerlo en Colombia.
Pero de eso no quiere saber nada el Gobierno colombiano y menos de despejar militarmente alguna zona de Colombia para negociar el acuerdo humanitario.
Uribe ya lo ha reiterado, e incluso cuando le preguntaron el fin de semana por esa posibilidad respondió que “lo dicho no hay que repetirlo”, mientras su ministro de Exteriores, Fernando Araújo, pedía hoy “canales más discretos para que las cosas tengan posibilidades de éxito”.
Aunque al mismo tiempo Araújo reiteraba la confianza del Gobierno colombiano en que “las gestiones del presidente Chávez avancen”.
De la entrevista de dos días entre la senadora Córdoba y “Raúl Reyes” y del vídeo se conocieron hoy algunos de los detalles gracias al periodista Jorge Enrique Botero, que estuvo con ellos.
En el vídeo, Reyes le dice a Chávez que tiene “la esperanza de que con su aporte, con su ayuda, con su disposición de contribuir a resolver aspectos del conflicto interno colombiano, logremos este objetivo de conseguir la liberación de todos los prisioneros en poder de las dos partes”.
El jefe guerrillero también se dirige a sus presos y a los secuestrados para prometerles que habrá un “desenlace”, aunque se necesitarán muchas reuniones.
El Gobierno colombiano teme en privado que el intercambio humanitario dé un “impulso” internacional a las FARC, al margen de las gestiones de Chávez, porque Reyes no sólo agradece a éste su labor, sino que menciona a los No Alineados, a Brasil, a Nicaragua y a Francia.
Nicolas Sarkozy, presidente francés, según declaró su portavoz, David Martinon, estaría dispuesto a viajar a Colombia si su participación fuera necesaria para contribuir a la liberación de los rehenes de la guerrilla de las FARC.
Sarkozy ha mantenido varias conversaciones tanto con Uribe, de quien logró que pusiera en libertad y enviara a Cuba a Rodrigo Granda, uno de los jefes de la guerrilla, como con Chávez a propósito de la posibilidad de lograr el intercambio humanitario.
Francia tiene un especial interés en este asunto, en particular por el caso de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, de nacionalidad también francesa, secuestrada por las FARC desde el 23 de febrero de 2002.
Ver comentarios