Colombia ataca monopolios con aumento de 7.000% en multas
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

Las autoridades colombianas están cobrando multas récord a las compañías en una campaña de mano dura contra las prácticas anticompetitivas después de haber hecho la vista gorda durante décadas en tanto los consumidores a menudo pagaban de más.

El regulador antimonopolio de Colombia aplicó multas por $126 millones a las empresas el año pasado, más del triple que el año anterior, luego de investigaciones realizadas en productores de azúcar y arroz. Hasta hace poco tiempo, era escaso el miedo que monopolios y cárteles debían tener al regulador: en 2009, el total de multas a las empresas colombianas ascendió a $1,7 millones.

“Muchos países combaten la cartelización empresarial desde el siglo XIX mientras que nosotros la mantuvimos durante años”, dijo Pablo Felipe Robledo, que encabeza la campaña como director de la Superintendencia de Industria y Comercio del país, o SIC. “La competencia es la columna vertebral de la economía de mercado”.

Las medidas enérgicas forman parte de esfuerzos más amplios destinados a mejorar las prácticas empresariales en el país andino con el fin de satisfacer los requisitos para pertenecer a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Las empresas colombianas son mucho más conscientes de las leyes de la competencia, y de la amenaza de ser sancionadas que hace cinco años, según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

“Defendiendo la competencia y evitando las prácticas anticompetitivas, defendemos los bolsillos de los colombianos, particularmente los más pobres”, dijo Cárdenas en una entrevista el 13 de septiembre. “Debemos reforzar esta visión de trabajo sólido por parte del organismo regulador actuando con autonomía e independencia”.

La campaña continúa este año, en tanto productores de pañales pagaron multas por $70 millones, fabricantes de papel higiénico por $62 millones y fabricantes de cuadernos por $19 millones. El organismo regulador comprobó que las empresas adoptaron “una conducta concertada, continua y coordinada” para fijar los precios.

Concentración de mercado

Además de multar a las empresas por manipular los precios, la SIC también está adoptando medidas para impedir que las empresas adquieran niveles excesivos de dominio de mercado. Las empresas colombianas tienden a tener un alto grado de concentración de mercado en relación con los parámetros internacionales, según Jorge Restrepo, profesor de economía en la Universidad Javeriana de Bogotá.

“Antes, nadie veía este problema que debía solucionarse”, dijo Restrepo.

Cuando Almacenes Éxito SA, el comerciante minorista más grande del país, compró una cadena regional de supermercados en 2014, el organismo regulador ordenó a la empresa vender cuatro tiendas, diciendo que los niveles de concentración de mercado “superan el umbral de tolerancia”. Contactada por correo electrónico, la compañía no hizo declaraciones.

La unidad local Bavaria de SABMiller Plc controla un 99% del mercado cervecero del país, en tanto Anheuser-Busch InBev NV es dueña de Bogotá Beer Company, el fabricante de cerveza artesanal más grande del país. Cuando AB InBev ofertó por SABM, la SIC estableció que las empresas debían abstenerse de hacer algo que restringiera el crecimiento de competidores, o el ingreso de nuevos cerveceros al mercado. Bavaria no respondió a un correo electrónico de consulta.


Ver comentarios