Enviar
FARC pretende intercambio de secuestrados por libertad de encarcelados
Colombia a la espera de liberación de secuestradas

Familiares y amigos esperaban señales de liberación de secuestrados que se produciría en las próximas 48 horas

Bogotá (EFE).- Colombia se encontraba ayer, a la espera de la liberación, de las secuestradas por las FARC Consuelo González, Clara Rojas y su hijo, Emmanuel, que anunció esta organización armada ilegal como un gesto de desagravio para con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.
La senadora colombiana Piedad Córdoba, que ha servido también como mediadora para la liberación, dijo ayer, poco antes de partir de Caracas hacia Bogotá, que la liberación se produciría, a más tardar, en 48 horas.
La expectación en la víspera de la Navidad es tensa y familiares de quienes serán liberados, así como las de otros secuestrados, esperan que ese hecho abra la puerta para un acuerdo humanitario, que permita la puesta en libertad de quienes hace años, algunos ya más de diez, están en poder de ese grupo armado ilegal.
La senadora Córdoba dijo que sigue creyendo en la palabra de las FARC. "Los vamos a recibir muy pronto y no haría una afirmación tan concreta si no lo creyera", dijo.
Ayer, la hija de Ingrid Betancourt, Mélanie Delloye, le envió un mensaje de aliento, en el que le reitera su confianza en que "salga a la libertad, porque no puede ser posible que sigan pasando años y años sin que las FARC y el presidente (Álvaro) Uribe entiendan que es necesario darle prioridad a la vida humana".
"Vamos a lograr que ella salga a la libertad, porque no puede ser posible que sigan pasando años y años sin que las FARC y el presidente (Álvaro) Uribe entiendan que es necesario darle prioridad a la vida humana", señaló Delloye.
Betancourt, quien tiene además nacionalidad francesa, está en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde el 23 de febrero de 2002.
Su secuestro se produjo dos días después de que el Gobierno presidido entonces por Andrés Pastrana (1998-2002), diera por terminadas las conversaciones para un proceso de paz con las FARC, que se celebraron durante algo más de tres años en una zona desmilitarizada de cerca de 39 mil kilómetros cuadrados, en las selvas del sur del país.
Desde entonces son seis los cumpleaños que Betancourt ha pasado sin su madre, Yolanda Pulecio, sus hijos Melanie y Lorenzo, fruto de un primer matrimonio roto en 1990, y su segundo esposo, el publicista Juan Carlos Lecompte.
Su padre, el ex ministro Gabriel Betancourt Mejía, falleció un mes después del secuestro. Las últimas imágenes que se tienen de ella, conocidas el 30 de noviembre, la mostraban extremadamente delgada y con un semblante triste en medio de un paraje selvático.
Sin embargo, en este 46 cumpleaños de Betancourt hay un motivo de esperanza: el anuncio de las FARC de que liberarán a su amiga y compañera de secuestro Clara Rojas, ex candidata a la vicepresidencia.
Esperamos que "las pruebas de vida que recibimos de mi mamá y que la liberación de Clara, su hijo Emmanuel y la ex congresista Consuelo González nos haga entender a todos que ya no pueden pasar años y meses, sin que antes los secuestrados regresen lo más pronto posible a sus casas", dijo hoy Melanie Delloye.
Betancourt, Rojas y González forman parte de un grupo de más de 40 secuestrados, algunos desde hace diez años, que las FARC considera "canjeables" por miembro de esta organización armada ilegal presos en cárceles colombianas.
También están entre los "canjeables" tres estadounidenses: Thomas Howe, Marc Gonsalves y Keith Stannsen.
Por su parte el Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, afirmó que si el precio de la liberación de los secuestrados por las FARC "fuera mi cabeza, yo renunciaría".
Pero advirtió que ese no es el punto que permitirá lograr el acuerdo humanitario, sino el que los comandantes de ese grupo al margen de la ley "no hagan más exigencias absurdas".
Para Restrepo, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) "tiene unos secuestrados -45 de los cuales consideran canjeables por miembros de esa organización presos en cárceles del país- por los que piden un rescate, porque esto es una extorsión".
El precio de ese rescate, dijo el comisionado "es que unos criminales que están en la cárcel", queden libres y para ello, el Gobierno ha estudiado el marco jurídico y expedirá un decreto reglamentario "para poder dar ese paso".
El alto cargo gubernamental rechazó a quienes le critican por su dura posición y la del Gobierno y dijo que los comisionados de paz no deben intimar con las guerrillas ni tener buenas relaciones con ellos, pues su papel es "representar adecuadamente los intereses del Estado y del pueblo colombiano".
"Nunca he tenido buenas relaciones con los ilegales", dijo y acotó que actúa "en la medida en la que el presidente Uribe me da unas instrucciones y lo que a mí me corresponde, por supuesto, es llegar a acuerdos, cumplir".
Restrepo dijo que las FARC deben entregar la lista de los miembros de esta organización que saldrían de las cárceles -unos 500- a cambio de los 45 secuestrados que esta organización considera "canjeables".
"Que las FARC nos digan por alguna vía los nombres de quiénes son los que quieren que salgan de las cárceles", para avanzar hacia un acuerdo humanitario, subrayó el comisionado, luego se asegurar que con esa organización "hemos buscado canales internos, pero ellos se han negado"
Aunque el anuncio de Córdoba da cuenta de la inminente liberación de Rojas y su hijo, y González, hoy la agencia Anncol, que reproduce informaciones de la guerrilla de las FARC, aseguró que "operativos militares impiden entrega de liberados" y advirtió que las vidas de Emmanuel, Clara Rojas y Consuelo González "corren un grave peligro".
Al cierre de esta edición a mediodía, no se había dado a conocer los resultados de la liberación.
Ver comentarios