Enviar
Crece presión sobre la guerrilla colombiana
Colombia espera que FARC liberen rehenes

Gobierno de Uribe recibió con agrado llamado del mandatario venezolano a la liberación incondicional de los secuestrados

Bogotá
EFE

El Gobierno de Colombia espera que las FARC respondan a llamado del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, para que liberen sin condiciones a los secuestrados, una posibilidad que ayer fue barajada por el ex senador Luis Eladio Pérez.
Juan Manuel Santos, ministro de Defensa, celebró ayer la declaración de Chávez de este domingo, cuando afirmó que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) deben entregar a los rehenes “a cambio de nada” y que la guerra de guerrillas no tiene razón de ser en el mundo actual.
“A estas altur
as, en América Latina está fuera de orden un movimiento guerrillero, y eso hay que decírselo a las FARC”, dijo Chávez, quien pidió a las FARC que liberen a las personas que mantienen retenidas para dar paso a un proceso de paz en Colombia.
“Ojalá esa actitud (de Chávez) se traduzca en hechos. Si eso se traduce en hechos, es una muy buena noticia”, declaró Santos.
Por su parte, Luis Eladio Pérez, liberado en febrero pasado tras casi siete años en poder de las FARC, aseguró ayer que varios rehenes de esa guerrilla serán entregados muy pronto e incluso consideró probable que algunos civiles ya estén caminando hacia la libertad.
“Yo creo que se van a producir hechos muy rápidamente. Sin duda, creo que ya varios de los secuestrados están en este momento caminando hacia la marcha de la libertad. El país conocerá noticias muy pronto”, expresó.
Desde que fue liberado en febrero pasado, Pérez ha hecho intensas gestiones para la liberación de los rehenes, entre ellas una visita al presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, quien tiene gran interés en la liberación de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, también de nacionalidad francesa y secuestrada en el 2002.
En enero y febrero últimos las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberaron unilateralmente a seis p
ersonas, entre ellas Pérez, gracias a gestiones del presidente Chávez y de la senadora opositora colombiana Piedad Córdoba.
Pero esas labores se truncaron el pasado 1 de marzo, luego del bombardeo colombiano en territorio ecuatoriano, en el que murieron 26 personas, entre ellas el segundo al mando de esa guerrilla, “Raúl Reyes”.
“Yo estoy seguro de que ese es el esquema que se está dando y que muy pronto se van a producir (las liberaciones), ojalá lo más rápidamente, no importa que por Venezuela o por Ecuador. Lo importantes es sacarlos rápidamente con vida a todos los secuestrados de Colombia”, manifestó Pérez.
Añadió que “posteriormente se vendrá la liberación de los militares, de los policías” y de los contratistas estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, secuestrados desde el 2003.
“Lo importante es que se destrabe (la gestión) y estoy seguro de que con una sola de las liberaciones, el proceso va a ser imparable”, puntualizó el ex legislador.
Estas declaraciones se suman a las del periodista Carlos Lozano Guillén, director del semanario comunista Voz y delegado autorizado por el Gobierno colombiano para establecer contactos con las FARC, quien ayer confirmó acercamientos con el nuevo jefe de ese grupo insurgente, “Alfonso Cano”.
Este rebelde, cuyo nombre verdadero es Guillermo León Saenz, sustituyó en el mando de las FARC al legendario fundador Pedro
Antonio Marín, alias “Manuel Marulanda” o “Tirofijo”, quien murió el 26 de marzo de un ataque cardíaco, según la guerrilla.
“No hemos tenido un cruce de mensajes, pero sí está abierto un canal de comunicación directo y confiable con 'Cano'. Hemos enviado ya mensajes muy claros sobre la liberación”, manifestó Lozano Guillén.
Explicó que esa gestión la realiza junto con el ex ministro y ex candidato presidencial Álvaro Leyva, tal vez el político colombiano que mayor acogida tiene en las FARC y que ha realizado gestiones en búsqueda del llamado acuerdo humanitario.
Este convenio, que se busca desde hace más de cinco años sin resultado, tiene como objetivo canjear a un grupo de 40 políticos, solados, policías y estadounidenses secuestrados por alrededor de 500 guerrilleros presos.
El canje ha tropezado siempre con la exigencia de las FARC de la desmilitarización temporal de los municipios de Florida y Pradera, en el suroeste de Colombia, y la oposición del Gobierno a esa posibilidad, por consideraciones de soberanía.
El periodista Lozano Guillén consideró como “discreta y prudente” la forma en que se han desarrollado las gestiones hasta ahora y destacó que las respalda el grupo de “países amigos”, formado por Francia, España y Suiza.
Ver comentarios