Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Colapso de fondo hipotecario golpea a Carlyle Group

| Lunes 10 marzo, 2008



Colapso de fondo hipotecario golpea a Carlyle Group

Bloomberg / La República

El colapso del mercado de las hipotecas de alto riesgo ha golpeado duramente a Carlyle Group, la segunda firma de absorciones apalancadas del mundo por valor de mercado.
Carlyle Capital Corp., el fondo de bonos hipotecarios de la firma, fue suspendido el pasado viernes de la contratación en Ámsterdam tras incumplir el pago de créditos a sus bancos, los cuales a su vez vendieron activos de Carlyle que tenían como garantía prendaria. El fondo espera recibir más demandas de cobertura suplementaria, las cuales pueden agotar el capital. Es posible que la cartera se liquide y que la acción pierda todo su valor, dijo Keith Baird, analista de Bear Stearns Cos., en una nota a los clientes.
“Esto representa otro episodio salvaje de la implosión crediticia en curso de los últimos meses”, dijo Baird.
El colapso es uno de los pocos reveses que ha tenido el fundador de Carlyle,
David Rubenstein, quien creó el fondo y recurrió a los mercados públicos en busca de capital como parte de los esfuerzos dirigidos a ampliar su firma con sede en Washington más allá del segmento de absorción apalancada de empresas. Carlyle Group le giró una línea de crédito de $150 millones a Carlyle Capital el pasado mes de agosto. La firma no has dicho cuánto dinero queda de esa línea.
Si Carlyle Group no suministrara más crédito, el fondo “podría verse obligado a efectuar ventas importantes de activos en un mercado endeble o podría tener que declarar la quiebra”, aseguraron analistas de Citigroup Inc. en Nueva York, entre ellos Donald Fandetti.
Carlyle Capital está “examinando todas las opciones”, dijo el fondo en un comunicado. Emma Thorpe, portavoz de Carlyle Group en Londres, rehusó hacer comentarios.
El fondo se hundió un 58% el viernes anterior a $5 por acción tras revelar que no podía satisfacer las demandas de los bancos de que proveyera cobertura suplementaria para compensar la declinación de su cartera. Carlyle había vendido las acciones a $19 en una oferta pública inicial en julio.
Carlyle tomó prestados unos $22 mil millones en deuda hipotecaria de máxima calificación emitida por las corporaciones federales Fannie Mae y Freddie Mac, pagarés que según Carlyle tienen la “garantía implícita” del Gobierno de Estados Unidos.