Enviar

En busca de negocios sostenibles

La semana pasada se realizó el congreso “Innovar es competir”, enfocado en empresas que realicen acciones en beneficio del ambiente

Buscando que la innovación sea la clave para mejorar la competitividad de las empresas, la semana anterior se reunieron compañías que se han preocupado por mejorar sus labores en pro del ambiente.
Así, las empresas Bayer, Nature Air y CoopeDota compartieron sus experiencias innovadoras, que les han permitido obtener un crecimiento sostenible, contribuyendo de esta forma a la sociedad y al medio ambiente.
Bayer, por su parte, presentó el proyecto “Menos plástico para el ambiente”, con el cual luego de dos años de investigación han ahorrado más de 56 toneladas de plástico en la región.
“Este proyecto buscó la reducción de peso, y por ende de cantidad de plástico utilizado para fabricar envases; esta es una iniciativa surgida en nuestra región. La idea es en un futuro llegar a los 70 gramos por envase, y exportar estos envases producidos en Centroamérica hacia otras regiones, y que de esta forma se convierta en el envase global de Bayer”, expresó Estuardo Sazo, coordinador de Control de Calidad de la Planta de Ilopango de Bayer Guatemala.
Sazo explicó que antes los envases de los productos agroquímicos de Bayer pesaban 120 gramos, después 105 y posteriormente se redujeron a 73, esto representa un ahorro en el plástico utilizado y un impacto positivo en el ambiente, sin afectar la calidad del envase.
Nature Air se convirtió en la primera aerolínea certificada como carbono neutral en el mundo, compensando en 2010 37 mil toneladas de dióxido de carbono, y preservando 1.200 hectáreas de bosque.
Asimismo, CoopeDota explicó cómo se ha certificado como una empresa carbono neutral, mediante prácticas sostenibles que le han permitido la reducción de más de un 50% de los gases de efecto invernadero, y disminuyendo además en un 80% el consumo de agua, y mejorando el manejo de los residuos.

Insecticida orgánico

Pronto se podrá conseguir en los supermercados del país un insecticida producido a base de plantas orgánicas, cultivadas sin ningún químico, por lo que se garantiza que no tiene ningún efecto en el ambiente.
Luis Fernando Sheik es el creador de “Don Matón”, un insecticida que no elimina propiamente los insectos sino que brinda otra solución.
Este insecticida está constituido por seis extractos de plantas que unidas logran hacer una alteración genética en los insectos, por esto no funciona como veneno, sino que los insectos al probarlo quedan estériles, lo que no permite la reproducción y por ende su regeneración.
Desde hace más de 30 años, Sheik trabaja en la creación de productos naturales para el uso doméstico. Pero recientemente decidió introducir al mercado su producto y más adelante ampliar la gama de los mismos, y ofrecer además de insecticida, también fungicidas, herbicidas y nematicidas, todos bajo el mismo sistema de alteración genética en los insectos.
“Nuestro interés no es comercial, al contrario, lo que buscamos es demostrar que los productos orgánicos funcionan”, comentó Sheik.
Se pueden hacer pedidos al correo [email protected] y su precio será de ¢3 mil.



Ver comentarios