Enviar

Windows 8: la historia se repite

Como será el nuevo sistema, cuya interfase ahora será táctil, para las tabletas.

Hubo un tiempo, allá cuando alumbraba la década de los ochenta, que la empresa Microsoft advirtió que los vientos corrían por otro lado. Hasta entonces la compañía fundada por Bill Gates impulsaba las computadoras personales que corrían con un críptico sistema operativo llamados D.O.S.
Microsft advirtió entonces que si efectivamente querían conquistar el mercado masivo de estas nuevas máquinas quizás deberían introducir un sistema mucho más intuitivo que el D.O.S. Un sistema más gráfico, que agrupara las funciones a través de cuadros de diálogo con la forma de ventanas y se manejara con un dispositivo de mano con ruedita, bautizado mouse. Un sistema muy similar al que pocos años antes había introducido Apple en sus computadoras Macintosh.
Treinta años después la historia parece volver a repetirse. Pero ahora la gran novedad, lo verdaderamente disruptivo, parece ser la interfase táctil, que Apple terminó de consolidar en el mercado a través de sus exitosos celular iPhone y tableta iPad. Otra vez Apple un paso adelante.
Y otra vez Microsoft que toma nota del cambio de época y por eso se prepara a lanzar un sistema Windows absolutamente diferente a lo que se conoce hasta ahora, cuyo principal cambio será la orientación a las pantallas táctiles.
La semana pasada, en una conferencia para programadores, los ejecutivos de Microsoft anunciaron cómo será el nuevo Windows 8, que llegará al mercado hacia fines del 2012. El nuevo sistema viene con una nueva interfase llamada Metro que está especialmente pensada para pantallas táctiles (básicamente tabletas). Su aspecto es muy similar al del Windows Phone 7, el sistema de Microsoft para celulares inteligentes: con mosaicos táctiles que representan a las aplicaciones. Será el mayor rediseño desde Windows 95.
De este modo, Microsoft parece asumir que el futuro de la industria informática viene por el lado de lo táctil. Muchos analistas creen que la interfase táctil será un estándar, como hoy es la inclusión de webcams en los equipos. Aunque Microsoft no es tan osada: Windows 8 en realidad tendrá dos modos: el Metro para táctiles, pero también el tradicional, para todos aquellos que quieran seguir trabajando en una PC con teclado convencional y mouse.
Más cambios de época: el inicio de Windows 8 será mucho más rápido que hasta ahora. Tardará sólo 8 segundos en arrancar, gracias a una importante modificación en su tecnología. Además, está preparado para funcionar con microprocesadores presentes actualmente en los iPad y las tabletas que corren el sistema Android, de Google.
Y hay más: preparan la tienda de aplicaciones Windows Store (que replica el funcionamiento del Apple Store y el Android Market); y la información de cada usuario podrá manejarse cómodamente entre distintos dispositivos con Windows a través del almacenamiento en la Web, es decir mediante lo que se conoce como “la nube”.
Todavía falta un tiempo para que llegue oficialmente al mercado. Mientras, los más fanáticos ya pueden empezar a usar las versiones de prueba. Pero más allá de cómo sea finalmente el producto, lo central es comprobar que la industria tecnológica marcha definitivamente hacia los equipos móviles con pantalla táctil. Si hasta el pesado tanque de Windows se prepara a cambiar su dirección.

Por Ricardo Braginski
[email protected]




Ver comentarios