Enviar

Hay un aviso en mi Twitter

La red social busca ganancias con nuevos “tweets patrocinados”; ¿cómo serán?
Si usted fuera una empresa que decide publicitar en Twitter, ¿qué le gustaría que suceda para que su mensaje llegue con la mayor eficacia? Ni lo piense: lo más importante es que ese tweet aparezca arriba, en cualquier momento del día, cada vez que el usuario abre la red social (desde el mismo sitio o con cualquier otra aplicación).
Bueno, de esto se trata precisamente la estrategia que elaboró Twitter para hacer rentable su invento.
Recordemos: la red de micromensajes nació en 2006 y, desde entonces, no hizo más que sumar usuarios y tráfico: ya son más de 200 millones de personas que lo usan intensamente en todo el mundo y sus mensajes trascienden incluso hacia los medios de comunicación tradicionales. Sin embargo, sus creadores aún no encuentran la forma de hacerlo rentable.
Ya probaron con ciertos “tweets promocionados” (que aparecen en el buscador interno) e incluso con temas del momento (trending topics) también pagos. Pero nada. Todavía los resultados son negativos.
Todavía. Porque Twitter anunció la semana pasada su nueva estrategia para hacer rentable la compañía. Y el nuevo sistema parece conformar tanto a los anunciantes como a los mismos usuarios, quienes no tolerarían ningún sistema que les imponga avisos publicitarios en sus líneas de tiempo.
Como se dijo, los tweets aparecerán siempre arriba, y esto es un claro guiño para el anunciante. Pero, por otra parte, esos mensajes solamente les llegarán a los seguidores de esa marca. Ahí está el guiño para el usuario, que no recibirán mensajes de cualquier empresa en forma indiscriminada.
En la línea de tiempo de cada usuario, a medida que vayan apareciendo los nuevos tweets, la publicidad será empujada hacia abajo, al igual que cualquier otro tweet. Además, los mensajes publicitarios estarán marcados con un icono naranja, con el nombre completo de la empresa u organización que lo paga. Y el usuario podrá eliminarlo muy fácilmente.
Para demostrar que tiene respaldo del grande, Twitter informó que anunciantes de la talla de Dell, Gatorade, Groupon, HBO, Microsoft, Red Bull, Sephora y Starbucks, entre otros, ya decidieron participar con sus avisos.
El invento cosechó muy buenas críticas de los analistas especializados. El argumento principal a su favor es que, como los tweets publicitarios solo llegan a los que eligieron seguir a una empresa, se supone que estos usuarios están interesados en recibir estos mensajes. Y si molestan, no hay más que hacer clic en “Unfollow” y deshacerse de ellos. Así, nadie puede acusar a los avisos de invasivos.
Adam Bain, uno de los jefes globales de Twitter, fue más allá y redobló la apuesta. Dijo que el sistema es, en realidad, beneficioso para el usuario: “Hemos detectado que entre el 20% y el 40% sigue a una o más marcas. Y escuchamos quejas porque se pierden contenido interesante o algunas promociones”. Según esta visión, el nuevo sistema haría que nada pase inadvertido entre los cientos de mensajes que se suceden en la línea de tiempo.
Hasta ahora es pura teoría. En los próximos días, el nuevo sistema empezará a funcionar y serán los mismos usuarios quienes, con su actitud, finalmente determinarán si se trata, efectivamente, del mejor camino que tiene Twitter para hacer viable su negocio. Y si los anunciantes encontrarán en esta red social una nueva audiencia donde comunicar sus productos y servicios.

Ricardo Braginski
[email protected]
Ver comentarios