Enviar

Google mueve el timón

El buscador estaría preparando equipos hogareños para competir contra Apple. ¿Podrá?

Mucha agua corrió bajo el puente desde mediados de los 90, cuando la entonces pequeña Google empezaba a seducir a quienes buscaban información en la Web. De buenas a primeras, y a fuerza de sencillez y efectividad, Google conquistó el alma de los usuarios, se propuso “digitalizar toda la información de la humanidad” y no paró de crecer hasta convertirse en una de las principales empresas del mundo.
Como parte de su maratónica carrera por mantenerse en la cima del mundo digital, en los últimos años Google desplegó su estrategia Android para dar pelea en el creciente segmento de los smartphones y tabletas, por donde circula gran parte de la información online por estos días.
Android es un sistema operativo para móviles de código abierto, que cualquier fabricante puede usar y adaptar en sus equipos. El objetivo de Google es mantener bajo su órbita el tráfico de Internet, para así seguir haciendo valer su negocio de la publicidad online.
Y si bien los resultados de Android son bastante buenos, el rotundo éxito de Apple —con sus iPhones y iPads— parece que le está haciendo girar el timón
Hace unas semanas, Google presentó una solicitud ante la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos para registrar un dispositivo de entretenimiento. Al poco tiempo, el Wall Street Journal reveló que se trataría de un equipo para reproducir música en streaming (en tiempo real, desde Internet) que tomaría información del servicio Google Music y se conectaría a través de Bluetooth o Wi-Fi, con otros dispositivos hogareños. Algo similar a Apple TV, pero sin vídeo, cuyo lanzamiento estaría proyectado para la segunda mitad del año.
La información se conoció casi en forma simultánea a que la Justicia estadounidense aprobara la compra de Google a Motorola Mobility. Motorola tiene mucha experiencia fabricando sistemas de entretenimiento caseros.
Estos movimientos mostrarían que el gigante de Internet estaría efectivamente girando el timón, abandonando su estrategia de software abierto para todos los fabricantes, y que se estaría dirigiendo hacia un modelo similar al de Apple.
La empresa todavía no confirmó ni rechazó las versiones, pero los analistas remarcan que esta es la tendencia de los negocios digitales. Y citan el caso de Amazon, que disponía del contenido, pero tuvo que salir a fabricar sus propios dispositivos. O la misma Apple, que solo vendía hardware, pero dio el gran salto cuando Steve Jobs ideó la estrategia de vincularlo al contenido.
Pero no hay que olvidarse que Google ya tuvo sus intentos de fabricar equipos de marcas propias (o asociadas), que terminaron en fracaso. Como el caso de los celulares Nexus o los televisores Logitech y Sony que vienen con el sistema Google TV.
¿Por qué sería distinta la historia ahora que controlan Motorola Mobility? Evidentemente, hace falta mucho más que los recursos de fabricación. Tiene que haber una idea nueva, un diseño que enamore (como logró Jobs con sus equipos de Apple). Este es el gran desafío que tiene Google por delante. Dentro de pocos meses veremos si lo logra.

Por Ricardo Braginski
[email protected]

Ver comentarios