Código Oficina: Los "presentistas" evolucionan
Enviar

Los “presentistas” evolucionan

El “presentismo” describe a quienes se ausentan menos y se quedan en la oficina largas horas aunque esto no se refleje en productividad

Ausentarse frecuentemente del trabajo parece ser una prueba superada por muchos empleados, que ahora han optado por hacer todo lo contrario y ser parte de una tendencia llamada “presentismo”.
Este término, según especialistas, comenzó a sonar con fuerza en 2010, producto de la crisis.

En esa época los empleados temían perder su empleo, por lo que optaron por faltar menos e incluso extender su jornada laboral por más horas.
La única intención de estos trabajadores es que su presencia se note en el puesto.
Esta tendencia ha sido motivo de estudios en diferentes países; por ejemplo la empresa holandesa Randstad realizó una encuesta, en la que determinó que el 85% de los participantes alargaba su jornada en la empresa, seis de cada diez lo hace por temor a perder su empleo, mientras que el 24% se queda en su puesto porque falta personal, según dio a conocer el sitio elmundo.es.
Además reveló que los “presentistas” en su mayoría son hombres menores a 25 años, el “perfil coincide también con el de las personas que más han reducido su absentismo injustificado, con los que más sufren el desempleo y son también los que más complicado lo tienen para encontrar un empleo, especialmente si carecen de formación”, indicó el sitio.
El término aún sigue sonando, y el sitio especializado expansion.com añade que en la actualidad los “presentistas” “ya no calientan la silla, sino que se agarran de ella”.
“Los trabajadores faltan menos pero no trabajan más. Y es que el presentista, tal y como lo conocíamos hasta ahora, ha evolucionado hacia un tipo que no solo pretende ‘hacer bulto’, sino también fingir que trabaja más que sus compañeros”, agrega el espacio.
Esto, según explica el espacio, está motivado por la falta de estabilidad laboral que obliga a muchos trabajadores a asumir más tareas de la cuenta para parecer, a ojos del jefe, que es una figura indispensable.

Melissa González
[email protected]


Ver comentarios