Enviar

Celos en la empresa

La competencia o la llegada de un nuevo compañero pueden desatar este mal en la oficina

Así como en las relaciones amorosas, los celos también pueden estar presentes aunque la oficina, pero de una manera diferente.
Se dice que estos son más comunes de lo que se cree en las organizaciones, un mal que hace que los colaboradores pierdan de vista sus objetivos reales.
Los motivos pueden ser varios, entre ellos destaca la llegada de un nuevo empleado que se convierte en el favorito de jefe, publica en su página web Guillermo Edelberg, profesor emérito de Incae Business School.
“Las relaciones que existían con este hasta ese momento comienzan a cambiar o a deteriorarse sin que el jefe lo advierta. La situación se agrava cuando, como sucede en no pocas organizaciones, los “viejos” deben entrenar al o los nuevos en aquellas ocasiones en que estos últimos ganen más que los primeros”, indica.
El libro “Manejando la envidia y los celos en el lugar de trabajo”, agrega a esto se suma la competencia por ser reconocido, así como la diversidad y diferencias generacionales.
Entre las consecuencias de este mal, el libro destaca la reducción del desempeño, estrés, insatisfacción laboral, entre otras.
En el sitio de Edelberg se describe la envidia de un empleado como una emoción resultante de una pérdida de autoestima cuando otro obtiene lo que este desea, por lo que se crea un estado de amenaza.
Lo importante es que si usted está expuesto a esta situación actúe, ya sea si es el que siente celos para que pueda enfocarse en lo realmente importante o si está siendo “atacado” por alguien con este tipo de sentimiento.
Entre las recomendaciones para que el jefe tome en cuenta está la de no crear situaciones donde haya favoritismos.
También debe estar alerta a este tipo de situaciones y si las detecta es importante que hable con la persona que presenta este problema y le explique que no es favorable ni para él ni para la empresa, comentó la psicóloga Vivian Fernández.
“Se debe tener presente que el jefe debe intervenir para contener y resolver estos problemas; a su vez, ofrecer apoyo, para poner fin al maltrato e incentivar la solidaridad y el compañerismo”, agregó.
Además considera que cuando sentimientos como la envidia y los celos aparecen y producen problemas en la empresa, lo adecuado es armar un grupo de trabajo y buscar la ayuda de un profesional en psicología o trabajo en equipo para que trabaje concretamente esa situación.
Si usted es quien siente celos, es importante que autoanalice sus puntos fuertes y debilidades, además intente ganarse el respeto escuchando y valorando la opinión y planteamientos de los demás.
A esto suma ser humilde y no arrogante, esforzarse por frenar los sentimientos negativos; si siente que la situación se sale de sus manos busque ayuda con un especialista.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios