Enviar

Actitudes que dañan su carrera

Un reciente estudio reveló cuáles son las acciones que más perjudican su reputación
Las palabras y las acciones pueden dañar su carrera en tan solo un momento; basado en eso, un reciente estudio elaborado por los autores del libro “Change Anything”, entre ellos Joseph Grenny, determinó cuáles son esas actitudes que afectan negativamente la carrera de los empleados.
Entre los resultados destaca que el 97% de los participantes estima que sí existen “hábitos que limitan”, y que ello le cuesta a los trabajadores desde ascensos hasta aumentos de salario, según el sitio vitalsmarts.com, encargado de difundir los resultados.
Entre los principales hábitos o actitudes se destaca en primer lugar el no ser fiable, seguido de quien dice la frase “no es mi trabajo” y postergar las tareas importantes por otras menos relevantes.
Resistirse al cambio, tener una actitud negativa, el irrespeto, el egoísmo, el comportamiento pasivo agresivo, también se mencionan en la lista.
En la encuesta que se llevó a cabo por Internet participaron más de 900 personas, 400 de ellas gerentes.
En 2009 el sitio careerbuilder.com también elaboró una lista que incluye estas conductas, entre ellas se resaltó dejar todo para el final, tomar ventaja de la flexibilidad en temas como la puntualidad a la hora de entrada y de salida, así como rehusarse a participar en actividades sociales de la empresa.
En Costa Rica el tema también es valorado por las organizaciones; a criterio de Karol Castillo, gerente de mercadeo y relaciones públicas de Lafise, a la lista se puede agregar la comunicación informal, el liderazgo negativo, así como la crítica destructiva.
“Adicionalmente, el mal manejo de la información, un inadecuado control de la presión laboral y el descuido de la salud también puede dañar la carrera”, comentó.
La revista Forbes, por su parte, creó una lista de recomendaciones para que por el contrario los colaboradores destaquen por su buena reputación, entre ellas menciona dedicar tiempo a ayudar a los demás, sin esperar nada a cambio.
Otro de los consejos es que cuando se tenga que decir “no” cuente con las razones correctas, para que no recurra al “ese no es mi trabajo”. “Tengo demasiado trabajo, no estoy entrenado para ese procedimiento”, son algunas de las buenas razones, además si no puede realizar una labor que le encomiendan ofrezca alternativas y soluciones sobre cómo se puede hacer sin su ayuda.

Melissa González
[email protected]


Ver comentarios