Enviar
Sábado 24 Octubre, 2009

Cocodrilos en el Río Grande de Tárcoles

El puente sobre el río Grande de Tárcoles en la ruta costanera sur es un observatorio informal de cocodrilos desde hace más de 20 años. Los turistas utilizan las aceras y barandas del puente para observar los cocodrilos en su hábitat natural en el río. Esto a pesar de que el puente no fue diseñado para ese fin, ni cumple con las condiciones mínimas de seguridad para albergar y dar protección a la gran cantidad de turistas que lo utilizan; los usuarios se exponen a un atropello, una caída, etc.
En 2000, la tesis “Cocodrilos y turistas en el puente sobre el Río Grande de Tárcoles”, de Gerardo Abadía, registró el volumen de visitantes que observaban cocodrilos desde el puente: en el verano había un promedio de 645 visitantes por día entre semana y 1.750 por día durante el fin de semana.
Según los comerciantes que operan en la zona, hoy el volumen de visitantes ha crecido considerablemente gracias a las excursiones y operadores turísticos: el puente sobre el Tárcoles es una parada obligatoria y de referencia para los turistas.
El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) impulsó hace un par de años una propuesta para desarrollar infraestructura adecuada para la explotación turística del puente. La propuesta del ICT quedó en suspenso por desinterés del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y falta de coordinación del ICT con el MOPT.
El otro inconveniente para el proyecto del ICT fue la falta de presupuesto. Es irónico ver que el cantón de Garabito (en el que se ubica el puente) tiene asignados ¢2.903 millones en el presupuesto de 2009, de los cuales había ejecutado apenas un 21% al 30 de junio pasado, lo anterior por falta de proyectos e inoperancia del Municipio. ¿Cuánta infraestructura turística se podría desarrollar en el área del Río Grande de Tárcoles con más de ¢2.250 millones en desuso? Pasarelas adosadas o suspendidas del puente para observar los cocodrilos, un canopy, un teleférico, telesillas, comercio, estacionamientos y servicios... Mediante el cobro de una tarifa simbólica de ¢1.000 por visitante y mil visitantes al día, el Estado podría recibir ¢1 millón diarios solo por ese concepto, monto mayor al que se factura diariamente en muchos de nuestros Parques Nacionales o atractivos turísticos.
Si al Estado no le interesa... ¿Podría ser adjudicada la explotación turística del puente mediante concesión de obra pública por iniciativa privada?

Rafael Solís C.
Arquitecto
[email protected]