Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Cobro electrónico para el transporte público

| Domingo 26 junio, 2016


El control de las demandas es vital para conocer los ingresos reales de los empresarios de autobús, a fin de garantizar el pago justo en materia tributaria

Cobro electrónico para el transporte público

 

El cobro electrónico es un sistema tecnológico que irremediablemente se deberá usar en el esquema de sectorización del transporte público, en conjunto con otros sistemas como el GPS en los autobuses, el control de recorridos en tiempo real y los semáforos inteligentes que den prioridad al paso del autobús sobre el resto del flujo vehicular.
Este sistema de cobro electrónico permite hacer un control de las demandas de pasajeros en tiempo real, es decir, conocer cuántas personas utilizan el servicio y entre cuáles puntos lo utilizan, lo cual es vital para establecer la tarifa justa sobre el servicio. Actualmente los sistemas de control de la demanda de pasajeros por parte de la ARESEP no logran la precisión que lograría este sistema tecnológico por medios de tarjetas de crédito, débito o prepago.
El control de las demandas es vital para conocer los ingresos reales de los empresarios de autobús, a fin de garantizar el pago justo en materia tributaria, y por supuesto los reembolsos por tarifa que pagan los usuarios. Esto evitaría que algunas empresas de transporte público reporten demandas de pasajeros inferiores a las reales, con el fin de aumentar las tarifas cobradas a las personas usuarias.
El sistema de cobro eléctrico es usado en ciudades como Quito, Ciudad de Guatemala y Curitiba, que utilizan sistemas ordenados de control y seguimiento de la calidad del servicio de transporte público. En todos los casos, los ingresos llegan a un fondo de compensación, el cual es administrado por algunas entidades como pueden ser los bancos, que lógicamente deberán tener una retribución por el servicio de cobro y de distribución de ingresos entre los empresarios de cada sector.
Otro de los beneficios que tiene el cobro electrónico es evitar que los conductores del servicios público tengan la función extra del cobro, distrayéndose de su función principal que es la de conducir el automotor, y que eviten mantener dinero efectivo en sus viajes que los exponga a asaltos.
El cobro electrónico es necesario, para seguridad y comodidad de las personas usuarias del transporte público.

Marcela Guerrero Campos
Diputada PAC