Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Coalición de Merkel aprueba rescate

Redacción La República [email protected] | Viernes 30 septiembre, 2011



Coalición de Merkel aprueba rescate


El Gobierno de coalición de la canciller alemana, Angela Merkel, salió ayer reforzado de la aprobación por una gran mayoría en el Bundestag (Parlamento) de la ampliación del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF), decisión que además trajo tranquilidad a los mercados.
Tras semanas de dudas sobre el respaldo que Merkel tendría en sus propias filas, en lo que muchos valoraban como una encubierta moción de confianza, tan solo 15 diputados de la Unión (CDU/CSU) y los liberales (FDP) no dieron su voto favorable en la votación parlamentaria.
De los 620 diputados del Bundestag, 611 estuvieron presentes ayer en el salón plenario del Reichstag, donde 523 votaron a favor, 85 en contra y 3 se abstuvieron, con un claro apoyo desde las filas de la coalición, pero sobre todo desde la oposición socialdemócrata (SPD) y verde.
A los 15 disidentes de las filas gubernamentales -11 de la Unión y 4 liberales- solo se sumaron en bloque los diputados de La Izquierda, con el argumento de que la medida hipoteca el futuro de las generaciones venideras y debido a su escepticismo respecto a la efectividad del fondo.
Con 315 votos favorables desde las filas de la coalición, Merkel consiguió así aportar la llamada "mayoría de la canciller" de un mínimo de 311 votos y superar la velada moción de confianza que desde hace semanas pendía como una espada de Damocles sobre el Ejecutivo, al que la oposición exigía un adelanto de elecciones si fracasaba en la cámara baja.
"Hemos demostrado que esta coalición tiene capacidad de acción", dijo poco después de la votación, visiblemente aliviado, el líder parlamentario de la Unión, Volker Kauder, que abrió ayer la sesión con un llamamiento a los disidentes para que respaldaran la ampliación del FEEF.
Los ministros de Finanzas y de Economía, el cristianodemócrata Wolfgang Schäuble y el liberal Philipp Rösler, respectivamente, intervinieron ante el pleno para tratar de reducir a última hora el número de reticentes en las filas propias, después de semanas de esfuerzos dialécticos y argumentación a favor del fondo.
La presión de los partidos de la coalición sobre los disidentes no cesó hasta la pasada noche, cuando estos debieron identificarse personalmente ante su grupo parlamentario, lo que facilitó su contabilidad y explica la tranquilidad que reflejaba ayer al iniciarse la sesión el banquillo gubernamental con Merkel al frente.
Superado este trámite parlamentario y tras los recientes comicios regionales en la ciudad-Estado de Berlín, catastróficos para el FDP, Merkel y su coalición esperan ahora ver superadas las especulaciones sobre el incierto futuro del Gobierno y poder volver a la normalidad del trabajo cotidiano.
Los observadores políticos, sin embargo, vaticinan ya que las próximas sacudidas para la coalición solo están por llegar.

Berlín