Clinton busca alejar a Trump de republicanos: algunos se oponen
Hillary Clinton, candidata demócrata, en un evento de campaña en Nevada. Bloomberg/La República
Enviar

Hillary Clinton está intentando alejar a los votantes republicanos de Donald Trump alegando que este no responde a la tradición de su partido, lo que le crea tensiones con legisladores demócratas que quieren relacionar a los candidatos a diputados y senadores republicanos con la política controversial de Trump.
En una alocución del 25 de agosto en que acusó a Trump de canalizar las opiniones de los supremacistas blancos y de coquetear con los “elementos radicales” del Partido Republicano, Clinton invocó los nombres del expresidente George W. Bush, el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan, el senador por Arizona John McCain y el exsenador Bob Dole, candidato republicano en 1996, con el fin de contrastarlos con Trump.


Los republicanos que ya han alzado sus voces en contra de Trump agradecen que la candidata presidencial demócrata comparta su posición de que el candidato no representa al partido ni al conservadurismo tradicional.
“Me alegra que hasta Hillary Clinton reconozca que esta no es la totalidad de nuestro partido”, escribió Katie Packer en Twitter, exasesora en la campaña de Mitt Romney de 2012. Ana Navarro, estratega del Partido Republicano, dijo “Esto es fuerte”, en referencia a las palabras elogiosas de Clinton hacia los candidatos republicanos anteriores. A su vez, Tony Fratto, exvocero de Bush, tuiteó “Es, por lejos, el mejor discurso de cualquier candidato este año”.
Los demócratas tienen opiniones divididas respecto de esta estrategia: algunos sostienen que libera a los republicanos de tener que apoyar a Trump y minimiza las tensiones nativistas y nacionalistas dentro del movimiento conservador.
“No estoy de acuerdo”, dijo Jim Manley, exasesor de comunicaciones del líder demócrata en el Senado Harry Reid. “No la culpo por hacerlo. Pero como persona que también se ha centrado en recuperar el Senado, me gustaría que ellos vincularan a los republicanos de ambas Cámaras del Congreso con Trump mucho más de lo que lo hacen”.
Tanto Raid como los comités de campaña de su partido estuvieron todo el año pasado intentando, en mayor o menor medida, relacionar a candidatos republicanos con Trump.
Clinton ha sumado a algunos importantes desertores republicanos, como Meg Whitman, máximo responsable de Hewlett Packard, histórico contribuyente republicano y excandidato a gobernador de California, quien la ayudó a recaudar dinero en Golden State la semana pasada. Pero ningún diputado ni senador republicano apoya abiertamente a Clinton para la votación de noviembre.
La campaña de Clinton preparaba un plan para mostrar a Trump como alguien que no pertenecía a la tradición del Partido Republicano aun antes de que la candidata fuese nominada, y esto causó cierta discordia dentro del Comité Nacional Demócrata.


Ver comentarios