Clinton prepara plan de infraestructura e impuestos a empresas
Foto Bloomberg.
Enviar

El promisorio horizonte de Hillary Clinton con miras a la Casa Blanca despejó el camino para que impulse un plan de infraestructura por $275 mil millones que se pagaría con cambios en las leyes impositivas de las empresas, una parte central de una agenda abultada que fue eclipsada por sus ataques a su rival republicano Donald Trump.

La posibilidad cada vez mayor de una presidencia de Clinton también augura una nueva influencia de los liberales en la regulación financiera, un fuerte impulso para expandir las políticas laborales, como la licencia familiar y médica paga, y los esfuerzos para mejorar Obamacare. Las propuestas, en caso de implementarse, se extenderían por toda la economía y afectarían a compañías como Apple, Google y Microsoft.

Sin embargo, los planes de Clinton recibieron poca atención en una carrera de 2016 que en su mayor parte fue un referéndum sobre las aptitudes de Trump, particularmente tras las acusaciones de que el empresario multimillonario había acosado a mujeres. Las encuestas arrojan pocas dudas en cuanto al resultado: el sitio web de pronósticos electorales FiveThirtyEight calculó el lunes que había un 86 por ciento de posibilidades de que gane Clinton.

En su sitio web, la candidata dice que en sus primeros 100 días como presidenta buscará la aprobación de la “mayor inversión en infraestructura en décadas”, con la consiguiente creación de decenas de miles de puestos de trabajo. Durante su participación este mes en un foro auspiciado por la National Association for Business Economics, Gene Sterling, un asesor económico de Clinton, dijo que el plan de infraestructura de $275 mil millones estaría entre sus tres principales prioridades internas.

Clinton ha dicho que financiará el gasto en infraestructura a través de una “reforma impositiva a las empresas” no especificada. El líder demócrata en el Senado, el legislador por Nueva York Chuck Schumer, dijo a CNBC el 18 de octubre que el dinero provendría de una tasa impositiva más baja a las ganancias acumuladas en el exterior por corporaciones estadounidenses. Otros demócratas cercanos a la candidata dijeron que preveían que Clinton adoptaría el enfoque de Schumer.

Una tasa impositiva más baja produciría una excepcional bonanza si las compañías traen al país unos $2,5 billones que tienen en otros países.

A los liberales demócratas no les gustaría que los recortes tributarios solamente beneficien a las empresas multinacionales, y es probable que exijan que el acuerdo se aplique, de manera suavizada, a familias de recursos bajos y medios, dijo un demócrata cercano a la campaña de Clinton quien pidió mantener el anonimato para poder hablar de la posible estrategia legislativa de la candidata presidencial.

Clinton propuso ampliar el crédito fiscal por hijo, el crédito fiscal para trabajadores de bajos ingresos sin hijos y una licencia familiar y médica paga de hasta 12 semanas.

Los grupos de defensa de los hispanos que apoyaron la campaña de Clinton –y registraron a grandes cantidades de votantes latinos- están presionándola para que revise la ley de inmigración de Estados Unidos y cree un camino hacia la ciudadanía para los trabajadores indocumentados.



Ver comentarios