Enviar
Participación electoral fue muy reducida, se calcula que el abstencionismo llegó al 80%
Clinton ganó en Puerto Rico

• Barack Obama reconoció desde el inicio de la jornada que la senadora de Nueva York era la gran favorita

San Juan EFE

La senadora por Nueva York Hillary Clinton logró ayer una cómoda victoria en las primarias de Puerto Rico frente a su contrincante Barack Obama en una jornada con una elevada abstención del cerca del 80%
Clinton redujo de manera insuficiente la diferencia en número de delegados con Obama que tiene cada vez más cerca la candidatura presidencial demócrata, a pesar de que la senadora por Nueva York insiste en reclamar a los "superdelegados" que tengan en cuenta que ha obtenido más votos populares que ningún otro aspirante.
"Te quiero Puerto Rico", dijo Clinton en español al comenzar su intervención en un hotel de San Juan ante un grupo de entusiastas seguidores que bailaron al son de la música de Ricky Martin y que cantaban "Señora se siente, Hillary presidente".
Clinton reiteró que había disfrutado con su intensa "campaña criolla" en la que no faltó tampoco la popular música del reguetón y la salsa y destacó su agradecimiento a la comunidad hispana tanto en Puerto Rico como en otros estados por su respaldo.
Por su parte Barack Obama reconoció desde el inicio de la jornada que la senadora de Nueva York era la gran favorita.
Hillary destacó que ahora los "superdelegados" demócratas tienen que decidir qué candidato tiene más posibilidades de ganar las elecciones presidenciales de noviembre.
"Y qué candidato está más capacitado para liderar el país como presidente", afirmó Clinton, quien ayer mismo viajó a Dakota del Sur y Montana para el último tramo de su campaña en las primarias.
Con el 90% de los votos escrutados, Clinton ha obtenido el 68% y Obama el 32% y con una diferencia en votos de algo más de cien mil cuando los seguidores de Clinton esperaban no menos de doscientos mil.
De los 2,3 millones de puertorriqueños con derecho a voto acudieron a las urnas algo más del 15%.
Clinton destacó que ha recibido alrededor de 17,6 millones de votos, unos centenares de miles más que Obama, y ha ganado además en los estados considerados determinantes en las elecciones de noviembre.

"Tras las primarias del martes ninguno de los dos aspirantes tendrá el suficiente número de delegados", señaló Clinton para agregar que, por ello, los denominados "superdelegados" del Partido Demócrata deberán tomar una decisión sobre qué candidato tiene más posibilidades de ganar al republicano John McCain en las elecciones presidenciales de noviembre.
En términos semejantes se pronunció el presidente del Partido Demócrata en Puerto Rico, Roberto Prats, al indicar que Clinton dejaba la isla "teniendo el voto mayoritario de los electores".
Prats dijo a Efe que los líderes del partido tienen ahora "el reto de decidir si nominan a la aspirante con más votos populares".
"Puerto Rico ha dado a Hillary ese empuje necesario para seguir en la pelea. Los que pensaban que esta contienda estaba terminada no contaban con esta rotunda victoria en Puerto Rico", afirmó Prats.
Un total de 55 delegados estaban en juego en Puerto Rico, además de otros ocho "superdelegados" que acudirán a la Convención Nacional del Partido Demócrata en Denver (Colorado) en agosto.
Los puertorriqueños que viven en la isla participan en el proceso de las elecciones primarias, pero no en los comicios presidenciales de noviembre, cosa que Hillary Clinton prometió hoy que si llega a la Casa Blanca lo cambiará para que los boricuas puedan votar por ella para un supuesto segundo mandato en el año 2012.
Tras la decisión de los dirigentes demócratas de reducir a la mitad el valor de los votos de las delegaciones de Florida y Michigan en la Convención Nacional de su partido, Obama acumula un total de 2051 delegados.
Clinton, por su parte, dispone de 1.877 delegados a los que sumará casi 40 delegados puertorriqueños cuando faltan solamente las últimas primarias.
Se necesitan 2.025 delegados para obtener la candidatura del partido Demócrata.
Ver comentarios