Enviar
Senadora sacó ventaja del 10% sobre su rival, Barack Obama
Clinton gana en Pensilvania

Participación ciudadana en las urnas rompió records

Washington
EFE

La senadora demócrata por Nueva York Hillary Clinton ganó ayer las primarias de Pensilvania tras imponerse a su rival Barack Obama por un margen aún no determinado, según las proyecciones de las cadenas de televisión estadounidenses.
Los analistas coinciden en que Hillary necesitaba una victoria amplia para tener posibilidades en las elecciones pendientes hasta el próximo 3 de junio en Carolina del Norte, Indiana, Oregón, Kentucky, West Virginia, Montana, Dakota del Sur, Puerto Rico y la isla de Guam.
La ex primera dama estadounidense contaba con superar a Obama por un margen significativo en Pensilvania para poder reducir así la distancia con su rival por la candidatura presidencial demócrata.
Pero la ventaja de Hillary, que llegó a alcanzar los 20 puntos porcentuales en las encuestas, se redujo progresivamente en las últimas semanas, hasta caer por debajo del 10% gracias, en buena medida, a la agresiva campaña publicitaria de Obama.
Por lo demás, Hillary h
a tratado de minimizar los resultados en Pensilvania al señalar, poco antes del cierre de las urnas, que una “victoria es una victoria”, a lo que añadió que el conseguir ganar a pesar de que Obama ha invertido mucho más que ella en Pensilvania es un “tremendo logro”.
Según los sondeos a pie de urna, Hillary se hizo con la mayoría de los votos de las personas de 65 años o más, según la cadena de televisión CNN.
Pensilvania es, después de Florida, el estado con más personas mayores de Estados Unidos.
Hillary logró también el respaldo mayoritario de los votantes religiosos, al conseguir el apoyo de un 59% de los ciudadanos de Pensilvania que dicen asistir a la Iglesia con regularidad.
Los sondeos a pie de urna realizados por CNN muestran que un 54% de los votantes de Pensilvania creen que Obama se hará con la candidatura presidencial demócrata, frente al 43% que creen que ganará Hillary.
Funcionarios del estado de Pensilvania informaron de que la participación registró records históricos en una jornada que transcurrió sin mayores incidentes.
Hasta el momento, Barack Obama tiene un total de 1.648 delegados mientras Hillary sólo tiene 1.504. Este recuento incluye los “superdelegados”, es decir, los líderes del partido que pueden votar a quien quieran en virtud de su cargo.
Clinton prometió ayer seguir adelante en la campaña electoral tras la victoria alcanzada en Pensilvania porque “los america
nos no se rinden y merecen un presidente que tampoco se rinda”.
La senadora por Nueva York mantuvo en Pensilvania la tónica de ganar en los grandes estados del país, como California y Nueva York, mientras Barack Obama se ha caracterizado por sus victorias en estados más pequeños.
En su discurso de anoche, ante un grupo de exaltados seguidores, Hillary compareció acompañada por su esposo Bill y su hija Chelsea Clinton, así como por su madre, y reiteró que los retos que afronta Estados Unidos son muy grandes y, por eso se necesita “un presidente que lidere desde el primer día”.
Obama aseguró, por su parte, que estas elecciones darán a Estados Unidos “la oportunidad de cambiar las cosas” y de cambiar la manera de hacer política que tiene Washington porque “ahora nos toca a nosotros”.
“Queremos que los políticos en Washington nos digan la verdad”, dijo Obama quien destacó que para ello es prioritario que todos los ciudadanos de Estados Unidos, independientemente de su raza o procedencia, vayan unidos, “como una nación, como un solo pueblo”.
Ver comentarios