Clima económico mundial empeora
Enviar
Clima económico mundial empeora


Madrid- La revisión a la baja de las expectativas de crecimiento en Estados Unidos coincidió la semana pasada con un empeoramiento del ambiente económico en todo el mundo.
El miércoles, la Reserva Federal (Fed) bajó drásticamente su previsión de crecimiento para Estados Unidos este año, que dejó entre el 0,3% y el 1,2%, cuando en enero había estimado una expansión de entre un 1,3% y un 2%.

A la vez, la Fed, organismo que fija la política monetaria en Estados Unidos, aumentaba sus pronósticos de más desempleo y mayor inflación por los aumentos en los precios de las materias primas, sobre todo del petróleo.
El índice que mide el clima mundial de confianza, según los estudios del Instituto de Investigaciones Económicas alemán, está en abril en el nivel más bajo desde hace seis años, sobre todo en Estados Unidos y, en Europa, en Francia, Italia y España.
Warren Buffett, el hombre más rico del mundo según la revista Forbes y a quien algunos consideran un “oráculo”, aseguraba en Madrid que habrá una segunda oleada de turbulencias económicas con efectos “más profundos y duraderos”.
La crisis económica mundial en curso es “probablemente” la peor desde la II Guerra Mundial, dijo Buffett, para quien la actuación “correcta” de los bancos centrales, sobre todo de la Reserva Federal de Estados Unidos, ha permitido reducir el pánico.
En Europa, la honda preocupación se plasmó en una propuesta de diversas personalidades, entre ellas varios antiguos gobernantes, para que la Unión Europea cree un comité de crisis, al tiempo que alertaron de los desajustes sociales que la misma provoca y criticaron los superpoderes del mundo de las finanzas.
Los especialistas han previsto un probable endurecimiento de la política monetaria, un aumento a ritmo moderado de los tipos de intereses en los próximos seis meses y que sigan las restricciones al crédito a particulares.
Los seis grandes bancos japoneses perdieron en conjunto más de $9 mil millones en el año fiscal que acabó en marzo, tres veces más de lo esperado, con una reducción del beneficio del 34%, a causa de la crisis del crédito.
No obstante, esas pérdidas son menores que las registradas por corporaciones bancarias de Estados Unidos y otras europeas.
El barril de crudo prosiguió su escalada y trepó a un precio sin precedentes por encima de los $135 el barril, aunque cerró la semana en ligero retroceso en el nivel de los $131-$132, con las gasolinas también en récord.
La economía mundial debe acostumbrarse a esos precios altos, sin que la carrera alcista tenga límite, dijo el presidente venezolano, Hugo Chávez, cuyo país guarda las mayores reservas de crudo de occidente.
Por su parte, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) descartó de nuevo un aumento de la producción aduciendo que los mercados están bien abastecidos, con una oferta de 88,5 millones de barriles diarios para una demanda de 87 millones.
El libio Abdalá Salem El Badri, secretario general de la OPEP, declaró en Quito que el alza es consecuencia de la pura especulación y un dólar débil.
“Hay una enorme cantidad de petróleo en el mercado. No hay ningún tipo de escasez. Los inventarios de reservas están muy altos. El principal problema son los especuladores”, refirió.

Ver comentarios