Enviar
¡Clijsters y Li épico!
En varones, Federer, Nadal y Del Potro a cuartos

El sábado pasado a altas horas de la noche, me recosté en mi sillón favorito, dispuesto a presenciar por ESPN el duelo femenino del Abierto de Australia, entre la vigente campeona, Kim Clijsters, once del mundo y la subcampeona, la china Na Li, quinta del planeta. Una reedición de la final del año anterior, ganada por Kim, 3-6, 6-3, 6-3.
¡Qué partidazo!
En el primer set, Clijster se torció el tobillo cuando perdía 3-1, recibió asistencia médica y volvió al rectángulo simplemente a devolver lo que le llegara cerca. Por las esquinas, nada. Lógicamente Li atacó y presionó, es una tenista que maneja bien todos los movimientos del juego y se llevó el primer set 6-4.
En el segundo set se empezó a notar que a la campeona no le afectaba tanto la lesión y se le vio más desenvuelta en la cancha. Dos señoras del deporte blanco, con sus esposos en las gradas, el de la china es su entrenador personal, fueron a muerte súbita y en esta se presentó un drama que solo el tenis puede ofrecer.
Na Li tomó ventaja 6-2 y dispuso de cuatro “match points” para ganar el juego; su marido se mordía las uñas y el equipo de Clijsters se agarraba la cabeza. Era evidente de que Australia coronaría a otra reina.
Pero que va. De uno en uno, con calma y eficiencia, Clijsters fue descontando y salvando su propia muerte, la china se descontroló y perdió seis juegos seguidos. Ganó Clijster 7-6 (6) y en el tercer set, Na Li se cayó mentalmente, se entregó 4-0, intentó reaccionar al final pero no le alcanzó, cayendo 6-4.
¡Dramático y espectacular!
Pegado a mi asiento, miré el reloj. Casi las dos de la mañana.
Valió la pena.
En varones los tenistas Rafael Nadal y Roger Federer, segundo y tercer cabeza de serie del Abierto de Australia respectivamente, no sufrieron para alcanzar los cuartos de final del torneo, eliminatoria a la que también llegó un Juan Martín del Potro que amenaza al helvético en esta ronda.
Nadal abrió la jornada con el enfrentamiento ante su amigo Feliciano López. Pero la amistad se quedó en el vestuario, ya que el balear superó con relativa facilidad a su compatriota.
Por su parte, Federer despertó al joven ídolo local Bernard Tomic de su semana de ensueño, en la que por primera vez alcanzó los octavos de final del Grand Slam de su país.
El suizo desarboló por completo a su rival, con todo un recital de golpes ganadores que empequeñecieron a un Tomic que, hace apenas unos años, pedía autógrafos a Federer y se hacía fotos con él.
Del Potro fue el cuarto tenista que alcanzó los cuartos de final, tras desplegar su mejor juego de toda la semana ante el alemán Philipp Kohlschreiber al que desarboló en tres sets. El argentino vuelve por primera vez desde que se lesionó a los cuartos de final de un Grand Slam. En Australia alcanza por segunda vez en su carrera esta ronda y, al igual que en 2009, su rival será Roger Federer.
En el cuadro femenino, la número uno mundial, Caroline Wozniacki afrontó su partido más comprometido del torneo ante la serbia Jelena Jankovic, quien años atrás también ostentó el cetro del tenis femenino.
Sin embargo la danesa le obsequió con un 6-0 en el primer set y cuando parecía que iba a sentenciar con 4-1 y servicio en la segunda manga, reaccionó la balcánica que empató a cinco juegos, aunque cedió en el undécimo juego el saque y le costó el partido.

Gaetano Pandolfo
[email protected]

Ver comentarios