Enviar
Proyectos inmobiliarios estarían invadiendo áreas protegidas o generan contaminación
Clausuradas 40 construcciones en Quepos
Algunas obras contaban con permisos de la Municipalidad de Aguirre, pese a no tener viabilidad ambiental

El cierre de 40 proyectos inmobiliarios fue el resultado que dejó un operativo ambiental en Quepos y Parrita.
Las construcciones fueron clausuradas o cuentan con medidas cautelares por supuestamente haber invadido zonas protegidas o por tala ilegal.
Las edificaciones van desde proyectos residenciales hasta iglesias y talleres mecánicos, los cuales presuntamente se están levantando dentro de los manglares o bien producto de la destrucción de bosque primario.
Una de las empresas en donde el Tribunal Ambiental Administrativo encontró supuestas irregularidades es Palma Tica, firma que cultiva palma aceitera en esta localidad.
Esta compañía al parecer sobrepasaba el límite permitido de humo y presentaba un mal manejo de aguas negras, pues se estaban depositando en un río sin previamente ser tratadas.
Ante esta situación, se intentó conocer la posición de Palma Tica; sin embargo, al cierre de esta edición no se pudo localizar al gerente de la empresa en Quepos.
Las demás obras se están levantando en zonas protegidas dentro del área marítima terrestre, en donde se han realizado rellenos y se están depositando desechos líquidos y basura.
Asimismo, se está destruyendo el bosque primario con el fin de abrir caminos o ampliar la dimensión de los terrenos que se utilizan para cultivos. Además de la tala ilegal supuestamente se están realizando movimientos de tierra que están dejando pendientes de hasta 70 metros.
“Entrando a Quepos se puede ver cómo se están construyendo cabinas y hoteles en el manglar, asimismo cómo poco a poco han ido destruyendo los bosques para construir proyectos turísticos o para ampliar los cultivos por ejemplo de arroz”, dijo Yamilette Mata, vicepresidenta del Tribunal.
Otra de las irregularidades que se encontraron en el operativo ambiental fue que algunos de los 40 proyectos contaban con los permisos municipales para construir, aunque no tenían la viabilidad ambiental.
Pese a la preocupación por parte de los inspectores del Tribunal ante las anomalías ambientales que encontraron en esta región, el alcalde de la zona desmintió los cuestionamientos, aduciendo que allí no se está violando ninguna ley.
“Dios guarde se esté construyendo en el manglar, yo nací aquí, soy conservacionista mil por mil y no tolero la inmoralidad que se pueda dar. Si se están otorgando permisos yo cuelgo a los ingenieros que los dieron. Aquí en Quepos no se están violando las áreas protegidas; en el pasado sí, pero ahora no”, señaló Oscar Monge, alcalde de Aguirre.
A finales de julio, el Tribunal comenzó una inspección en la zona producto de cerca de 15 denuncias que terceras personas habían abierto y durante el recorrido encontraron las restantes 25.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios