Clásico intenso e histórico
Enviar

Clásico intenso e histórico

Las inevitables parejas, mucho talento en juego y una taquilla como nunca en el campeonato nacional

Ojalá no nos defrauden. El escenario para el Saprissa-Alajuela este domingo, en el Estadio Nacional es uno de los mejores que se han presentado para un clásico, en los últimos tiempos.

201309210021070.a11.jpg
Quizá, lo parejos que llegan ambos equipos, les da confianza a ambas aficiones que esperan un triunfo tras una jornada épica.
Sobran las parejas. En las porterías, un Patrick Pemberton deseoso de retomar y mostrar el nivel, que lo hizo el mejor del torneo pasado y un Donny Grant, con un examen ante su afición. Si quiere ratificarse en el puesto, este clásico será su prueba de grado.
En la defensa central saprissista, el gran reto de Michael Umaña es silenciar al hondureño Jerry Palacios, mientras que en la defensa manuda, más que por un jugador, la misión es anular el buen juego colectivo morado, con un Minor Escoe, que se mueve mucho y aparte de su peligrosidad en el área, puede resultar un factor de distracción para que hombres como Luis Diego Cordero y Ariel Rodríguez aprovechen. Poco probable la inclusión desde el inicio de Diego Madrigal o Deiver Vega, que no dejan de ser dos excelentes opciones para Ronald González.
Pero la Liga también tiene lo suyo para no depender de Palacios. Álvaro Sánchez se podría destapar o Allen Guevara, si Óscar Ramírez decide la línea de cuatro, aunque es probable que el Macho opte por la línea de tres y una guerra por el control del medio campo y la posesión de balón, para lo cual tiene sus guerreros definidos.
A seguir, Diego Estrada con un escenario propicio para la creatividad, pero sin duda al exmanudo le cerrarán espacios para evitar que repita la jornada que le hizo el lunes pasado al Santos de Guápiles.
En las bancas los dos equipos tienen de sobra soluciones para las diversas situaciones que les puedan plantear el clásico, pero dependerá de la buena lectura de los técnicos el sacar o no, provecho de eso.
Estadio a reventar, juego a las 11 a.m. y lo bueno por ver es si resultarán los esfuerzos de los organizadores para evitar la presencia de las barras organizadas de ambos equipos, algo sumamente difícil en la práctica, porque seguramente ingresarán individualmente y se agruparán adentro. Si lo hacen, ojalá se comporten, y no se conviertan en el punto negro de la sábana blanca.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios