Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



ACCIÓN


Clásico europeo por la semifinal

EFE | Viernes 04 julio, 2014

Karim Benzema ha sido el motor del ataque francés, por ende uno de los hombres que Alemania deberá tener vigilado. Franck Fife-AFP/La República


Clásico europeo por la semifinal

Alemania o Francia, solo una podrá seguir soñando con volver a saborear la gloria

Francia y Alemania, dos campeonas del mundo, se enfrentan hoy con el Maracaná como escenario, con la semifinal como premio y dos trayectorias encontradas; mientras los de Didier Deschamps respiran armonía, al conjunto de Joachim Löw le han surgido las primeras dudas.

El contencioso franco-alemán se extiende durante 25 partidos y más de 80 años. Es un clásico que va desde el 15 de marzo de 1931, cuando Francia se impuso por 1-0 en París, hasta el 6 de febrero de 2013, también en la capital francesa, con victoria alemana (1-2).
Ahora, este duelo se traslada a Maracaná para honrar uno de los partidos más atractivos del Mundial; el aspirante que ha ido creciendo durante el torneo frente a un favorito que debe ratificar su condición.
Porque el equipo de Didier Deschamps ha sabido revertir lo que hace meses hubiese sido un pronóstico definido en su contra.
La goleada ante Ucrania en Saint Denis (3-0), no solo ratificó su presencia en Brasil, sino que exorcizó sus demonios. Desde entonces, ha completado ocho partidos invicto y en seis de ellos no encajó goles. Pero lo más importante, es que se ha mostrado como un equipo unido, con un esquema claro, que cada vez se siente más fuerte.
Deschamps recurrió a su ascendente sobre unos jóvenes que admiran su trayectoria de campeón del mundo y le dio galones a Karim Benzema, quien en ausencia de Franck Ribery parece haber asumido la condición de líder. Cuatro años después del motín que acabó con Raymond Doménech, “les bleus” son una balsa de aceite. O lo parecen.
Alemania, sin embargo, empieza a caminar en sentido adverso. Lo que antes parecía claro, se cuestiona, porque la victoria en la prórroga sobre Argelia (2-1) hizo daño a un equipo que galopaba en su condición de favorito.
Löw ha tenido que defender a Phillip Lahm. O Más concretamente, su posición de centrocampista, algo que considera “irrenunciable”.
Lahm, que ya con Pep Guardiola pasó al centro del campo desde el lateral derecho, ocupa la plaza que debía ser de Sami Khedira, pero un puesto menos en el centro del campo trastoca el dibujo alemán y envía a Mesut Özil a una banda. El flojo rendimiento del ex madridista, el máximo goleador alemán en la fase de clasificación, alimenta el debate.
“Özil fue el mejor en 2010 (Mundial) y 2012 (Eurocopa) no puede olvidarse eso. No entiendo las críticas a Özil y Lahm. Yo tengo fe en mis jugadores”, dice Low.
Solo un campeón seguirá soñando con romper la historia y lograr que por fin una selección europea gane en el continente americano, la otra tendrá que empacar para devolverse.

Río de Janeiro/EFE