Enviar
Unas 85 mil familias buscan casa propia
Clase media sufre por vivienda

Pago de la prima es principal obstáculo para acceder a crédito


La oferta de viviendas para familias de clase media es insuficiente para la demanda actual.
En el país las opciones que se ajustan a la verdadera capacidad adquisitiva de los hogares son pocas, pese a que la banca aumentó, a partir de este año, la cantidad de dinero que presta a este segmento de la población.
El mercado ofrece soluciones habitacionales que sobrepasan los $130 mil. Sin embargo, los hogares de clase media acceden a créditos que oscilan entre $40 mil y $100 mil.
Las familias con ingresos medios son aquellas que reciben al mes entre cinco y diez salarios mínimos, o sea, entre $1.500 y $3.700 por hogar.
Esta es una de las principales conclusiones de la investigación Situación Vivienda y Desarrollo Urbano 2010, del Estado de la Nación, al cual LA REPUBLICA tuvo acceso.
El estudio fue realizado por la Fundación Promotora de la Vivienda (Fuprovi).
El sistema de vivienda se ha enfocado siempre en soluciones para bajos ingresos y altos. Es hasta ahora que las necesidades de familias de ingresos medios se ponen sobre la mesa, explica Eloísa Ulibarri, directora ejecutiva de Fuprovi.
Uno de los obstáculos que enfrentan estas familias es el pago de la prima, necesaria para obtener el préstamo, que ronda entre el 20% y el 15% del valor total de la vivienda.
Esto significa que el interesado en adquirir una hipoteca tendría que aportar de su dinero hasta entre $8 mil y $20 mil.
La mayoría de las empresas desarrolladoras nos enfocamos en la clase media, pero el gran problema es la falta de ahorro de las familias para el pago de la prima, explica Diana Escobar, gerente comercial de Hogares de Costa Rica.
El bono diferido sería una solución para las familias de clase media que desean tener casa propia, pues podría usarse como aporte para la prima.
Sin embargo, aunque este nuevo mecanismo fue aprobado en diciembre de 2010 en el Congreso, hasta ahora no ha sido implementado porque falta la publicación del reglamento.
La necesidad actual de vivienda nueva para clase media afecta a 85 mil familias.
El mercado de viviendas para clase media prácticamente no existe y se necesita con urgencia una mayor promoción, explica Oscar Alvarado, gerente general del Grupo Mutual Alajuela-La Vivienda.
Aunque los hogares con ingresos más bajos continúan siendo los más afectados, pues 274 mil no tienen una casa propia.
Estos son los hogares con ingresos mensuales de entre uno y cuatro salarios mínimos. Actualmente el salario mínimo es de $370.
Una de las medidas para estimular la industria habitacional ha sido el aumento de los programas de crédito hipotecario.
En 2010 y durante este año la cantidad de dinero prestado ha comenzado a crecer, mientras que las tasas de interés están en sus mínimos históricos, en colones y en dólares.
Además, los bancos ofrecen mayores opciones y programas a sus clientes. Algunos financian hasta el 100% de la vivienda.
Incluso en la administración de Laura Chinchilla la prioridad para el sector vivienda se ha enfocado en la clase media. Pero los resultados por ahora son escasos.
La prioridad ha sido brindar las condiciones para que el sistema bancario, público y privado, ingrese a la industria y la active.
“El déficit de vivienda debe ser atendido por el sector bancario privado y público; con estas entidades logramos mayor eficiencia en la atención de las necesidades de la clase media”, explica Irene Campos, ministra de Vivienda.

Oscar Rodríguez
[email protected]
Ver comentarios