Enviar
Sábado 17 Septiembre, 2011

Ciudades hermanas de sentido pleno

El hermanamiento de ciudades es un concepto por el cual pueblos o ciudades de distintas zonas geográficas y políticas se emparejan para fomentar el contacto humano y los enlaces culturales. Normalmente, pero no siempre, las ciudades hermanadas suelen tener características similares. Además, no solo se hermanan ciudades; a veces incluso zonas mucho más grandes llegan a acuerdos de hermanamiento.
El programa Ciudades Hermanas busca profundizar el entendimiento que un país tiene del otro y por ende el conocimiento entre las naciones y los integrantes de sus comunidades. Es vitalicio pero dependerá del interés de ambas ciudades para continuar enriqueciendo su relación a través de los años.
En la medida en que un hermanamiento se fundamenta en la existencia de sólidos vínculos históricos y en la recíproca voluntad colectiva de creación de unos lazos que, desde esa comunidad o afinidad de raíz histórica, faciliten una relación equilibrada de entre ambas, que pueden ser de muy diversa naturaleza para las comunidades hermanadas, cobraría el sentido pleno del que carecen no pocos hermanamientos que responden solo a coyunturas pasajeras y sin una clara definición de objetivos.
Son muchas las ciudades que atendiendo a diversas razones deciden realizar un hermanamiento con otras villas, mantener vínculos estrechos de solidaridad. Actualmente existen muchas instituciones que tienen como principal objetivo fomentar el hermanamiento de ciudades, buscando en este hecho una reducción de los riesgos de guerra y sobre todo la realización de vínculos culturales.
En junio de 2008 viajan el exalcalde de Turrialba con otras dos personas a los Estados Unidos, específicamente a California —Rancho Córdoba— no solo a conocer el ayuntamiento sino a firmar un Convenio de Hermanamiento entre la Municipalidad de Turrialba y el Ayuntamiento de Rancho Córdoba en California, Estados Unidos, en los que claramente se establecen que inicialmente los intercambios serán culturales y deportivos.
Lo que supone que no debería mezclarse la cooperación al desarrollo desde las corporaciones locales, con el hermanamiento entre municipios, por lo que sería necesario establecer claramente los objetivos que se persiguen con este último, es decir, si aquellos se refieren a una cooperación meramente económica y asistencialista o a una acción de préstamos mutuos en el orden cultural, económico, social.
Está claro que mediante los hermanamientos se superan los exclusivismos locales, se unen esfuerzos para la gestión de fines comunes, se sientan las bases de actuaciones solidarias beneficiosas para el conjunto de las comunidades vecinales que, manteniendo su propia personalidad independiente logran desarrollar una envoltura institucional sólida que la podría convertir en pieza fundamental para el desarrollo de su comunidad.
Los turrialbeños perdimos la oportunidad de tener un mayor acercamiento entre uno de los ayuntamientos más prósperos y ordenados del mundo en donde en el mediano plazo hubiésemos incrementado los intercambios económicos, permitiendo que nuestro municipio se relacione con otros pueblos, estrechando lazos de amistad, además de que se conozcan las bellezas de nuestras comunidades y con ello impulsar el turismo y a la vez fortalecer el bagaje cultural.

Luis Fernando Allen Forbes
Asociación Salvemos el Río Pacuare
Director ejecutivo