Foto 1
Enviar

Citi cambia de lugar con Goldman respecto de la Fed

Los economistas de Wall Street están cambiando de postura respecto a cuál será el momento en que Janet Yellen eleve las tasas de interés.
Como reflejo de lo difícil que es decir cuándo la Reserva Federal dispondrá el primer aumento de tasas desde 2006, Citigroup Inc. revisó ayer su pronóstico para indicar que ello ocurrirá en septiembre en lugar de diciembre.
Goldman Sachs Group Inc., por el contrario, reaccionó ante las recientes declaraciones de la presidenta Yellen tomando el rumbo opuesto: dijo que ahora preveía que el aumento se produciría a fin de año, tres meses después de la fecha que había vaticinado anteriormente.
En vista de que Yellen el miércoles reiteró que la decisión se basará en los datos económicos y le restó importancia al momento elegido, lo único seguro quizá sea apostar a más operaciones turbulentas en tanto la Fed se alinea con un sector de economistas más que con otro.
Los “argumentos en favor de la normalización de las tasas de interés en septiembre se vuelven más sólidos, pero estén preparados para la volatilidad de las tasas”, dijo William Lee, responsable de economía de América del Norte de Citigroup en Nueva York, en un informe a los clientes.
Adelantó su pronóstico después de decidir que hasta un crecimiento moderado quizá bastara para llevar la economía a su tendencia de largo plazo, elevando la probabilidad de una aceleración de la inflación. Actuar antes también reduce el riesgo de que fluya demasiado dinero hacia los activos de alto rendimiento, agregó.
“Como casi todos los participantes del mercado hacen referencia a septiembre como la fecha más probable para un aumento, no sería prudente frustrar estas expectativas a menos que el flujo de datos cambiara de manera clara y evidente”, señaló Lee.
En esto discrepan Jan Hatzius y Zach Pandl de Goldman Sachs, quienes explicaron su nuevo pronóstico de una fecha más tardía señalando que siete miembros de la Comisión Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) ahora proyectan un solo aumento de las tasas de interés o ninguno durante este año.
En marzo habían sido tres los miembros que tenían esta opinión y los economistas piensan que Yellen está entre las “palomas” luego de que el miércoles dijera que los funcionarios están esperando “pruebas más decisivas”.
“Habíamos visto una señal clara de un aumento en septiembre en la reunión de junio como una condición casi necesaria para que la FOMC realmente aumentara en septiembre, porque no nos parecía que la FOMC quisiera sorprender a los mercados con una postura más de línea dura”, dijeron Hatzius y Pandl. “La comisión no hizo ese trabajo preliminar”.
Para ser justos con Wall Street, los funcionarios de la Fed también tienen dificultades para adivinar la política monetaria que llevan adelante.
Como observó John Herrmann, director de estrategia de tasas estadounidenses de Mitsubishi UFJ Securities USA Inc., hace sólo seis meses había nueve miembros de la FOMC que proyectaban entre cuatro y siete aumentos de tasas de interés en 2015, en tanto ahora no hay ni uno solo.
“Si esto no es una metida de pata de ‘orientación de expectativas’…”, acotó.

Bloomberg

Ver comentarios