Cisco y GE podrían beneficiarse de plan de Obama
Enviar
Cisco y GE podrían beneficiarse de plan de Obama


Washington -- Cisco Systems Inc., General Electric Co. y Emcor Group Inc. podrían verse beneficiadas ahora que el presidente electo de Estados Unidos Barack Obama busca reactivar la economía estadounidense instalando conexiones a Internet de alta velocidad en aulas y bibliotecas y reparando puentes y autopistas.
En los años 50, durante la presidencia de Dwight Eisenhower, gigantes industriales como U.S. Steel Corp. y Caterpillar Inc. fueron contratados para construir 47 mil millas (75.639 kilómetros) de autopistas, puentes y túneles. Ahora las empresas tecnológicas podrían beneficiarse con el plan de Obama de mejorar la eficiencia en hospitales y escuelas, descongestionar el tránsito y hacer que los combustibles alternativos funcionen, dijeron analistas y ejecutivos de empresas.

El equipo de transición del presidente electo no ha dado números. El economista James Galbraith, asesor del Partido Demócrata, recomienda un gasto de más de $900 mil millones.
“Este es un estímulo no tradicional”, dijo Frank MacInnis, responsable ejecutivo de Emcor Group Inc., fabricante de sistemas de voz y datos, electricidad e iluminación, con sede en Connecticut. “Estas nuevas prioridades del Gobierno de Obama son indicio de la manera en que la instalación de sistemas puede mejorar la eficiencia de los planteles existentes”.
Los inversores hicieron ayer subir casi un 25% las acciones de empresas relacionadas con la construcción y de fabricantes de acero como Cemex SAB, Fluor Corp. y Olympic Steel Inc. luego de que Obama dijo en un programa de radio que lanzaría “la inversión nueva más cuantiosa en nuestra infraestructura nacional desde la creación del sistema federal de autopistas en los años 50”.
Cisco, el mayor fabricante del mundo de equipo de redes, subió ayer un 8,2% en el índice Nasdaq Composite, el doble del incremento que el Nasdaq 100 registró ese día, y aun así podría subestimar los beneficios que proveedores de productos y servicios tecnológicos podrían obtener con el plan de Obama, dijo Dan Kusnetzky, fundador de Kusnetzky Group, una empresa de investigación de Sarasota, Florida.
De la misma manera que el programa de autopistas llevó a Estados Unidos a una nueva era en los años cincuenta, el Gobierno federal puede emprender el camino hacia una economía basada en la información, dijo Terry Alberstein, director sénior de relaciones públicas empresariales de Cisco en San José, California.
“Es crítico que el Gobierno y la industria trabajen juntos para crear una infraestructura digital del siglo XXI que asegure la competitividad de Estados Unidos y el crecimiento del empleo en áreas como ciencia e ingeniería”, dijo Alberstein.
Ya sea para la construcción de redes o autopistas, los fabricantes de acero y cemento, así como de otros materiales básicos, se verán beneficiados, dijo Michael Siegal, responsable ejecutivo de Olympic Steel, en una entrevista.
Además de los proyectos de infraestructura, Obama está centrándose en las necesidades de las escuelas y de la red informática del país. El presidente electo propone instalar más ordenadores en las escuelas y extender y mejorar la cobertura de Internet de banda ancha. También quiere modernizar el sistema de atención médica utilizando registros electrónicos.
Asimismo, Obama ha dicho que “lanzará una campaña masiva para hacer que los edificios públicos consuman energía de forma más eficaz”.
General Electric Co., con sede en Connecticut, empezó a prepararse en 2005 para una transición a una economía verde con un programa llamado “ecoimagination”. La empresa gasta $1.400 millones al año en desarrollar líneas de productos de uso eficiente de la energía como locomotoras, motores para avión y equipo para plantas eléctricas, como turbinas eólicas y energía solar.
GE también podría beneficiarse con la inversión en tratamiento de aguas, eficiencia en los sistemas de iluminación, distribución eléctrica mediante “redes inteligentes” y sistemas informáticos de atención médica, dijo Peter O’Toole, portavoz de la compañía.
El plan de Obama también podría ayudar a Estados Unidos a alcanzar a la Unión Europea en el uso de redes de trenes ligeros para descongestionar el tránsito en las principales ciudades y reducir las emisiones de dióxido de carbono, según Dwayne Wilson, presidente del grupo industrial y de infraestructura de Fluor, con sede en Texas.
La meta inmediata de Obama es generar empleos, independientemente del sector, dijo Ron Hira, profesor de políticas públicas del Rochester Institute of Technology en Rochester, Nueva York. Su meta secundaria es “poner dinero en herramientas, tecnología e infraestructura que ayude a los estadounidenses a volverse más productivos a largo plazo”.

Ver comentarios