Enviar
En 2004 costo rondaba los $32 millones
Circunvalación Norte costaría $20 millones más que hace cinco años

• Proyecto para completar vía periférica aún no está resuelto y conforme pasa el tiempo costos se incrementan significativamente
• Trazado de la vía implica 485 expropiaciones por un monto cercano a $40 millones

Eduardo Alvarado
[email protected]


Los poco más de cinco kilómetros que completarían la Circunvalación Norte con un recorrido entre Calle Blancos y la Uruca podrían ser uno de los tramos más costosos de carretera para los contribuyentes.
El valor aproximado de cada kilómetro de ese corto trayecto rondará los $9 millones, de los que solo cerca de $1 millón corresponde a la obra en sí, el resto deberá destinarse a pagar expropiaciones.
En 2004, la inversión para completar el tramo norte de la periférica alcanzaba unos $32 millones, según un estudio de factibilidad realizado por el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT). Por lo que la posposición de la obra durante cinco años le ha resultado una cara factura al país, ya que esta suma ascendería en unos $20 millones, conservadoramente.
La mayor parte del dinero deberá destinarse a liberar terrenos pues considerando la obra en sí, un kilómetro de carretera de dos carriles en asfalto y sin contemplar la reubicación de la infraestructura de servicios como alcantarillado, tiene un costo cercano a los $700 mil.
Si la carretera fuera construida en cuatro carriles el precio por kilómetro subiría a $1,7 millones.
En todo caso, la principal erogación para el Estado serán los 485 terrenos que tendrá que comprar, con el agravante de que en muchos de ellos hay inmuebles destinados a actividades comerciales cuyos dueños exigirán derecho de llave u otras indemnizaciones por el traslado que deberán hacer de su negocio.
Los $40 millones necesarios para realizar los pagos están casi disponibles; ya que una parte se tomaría de los fondos del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) y la otra provendría del empréstito para infraestructura que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ofreció al país y que se discute en el Congreso.
“El proyecto sigue en pie y será una de las prioridades para 2009, la construcción del trayecto, aunada a la del puente a desnivel en la rotonda de Alajuelita, dará un respiro a la congestionada ruta de Circunvalación”, afirma la ministra de Transportes, Karla González.
Por otra parte, uno de los grandes desafíos sociales para la Circunvalación Norte no implica expropiaciones pues se da en terrenos propiedad del mismo MOPT: el Triángulo de Solidaridad.
El precario que lleva ese nombre se asentó desde 2001 en los terrenos por donde desembocará el nuevo tramo de circunvalación y se calcula que habitan en él unas 500 familias.
Recuperar el terreno invadido para darle el uso al que estaba destinado implica la reubicación de aquellos que califiquen para el beneficio, lo que obliga la entrada en escena de otras entidades como el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (Invu) o el Banco Hipotecario de la Vivienda (Bahnvi).
La mezcla de inmigrantes legales e ilegales, así como la gran cantidad de niños que habitan en el Triángulo, hacen que la situación del asentamiento sea bastante compleja, explicó Rudy Piedra, director de Vivienda y Asentamientos Humanos.
En todo caso, el MOPT deberá proveer un terreno al cual trasladar a esas personas, aseguró Piedra, quien dijo que en ese momento el Ministerio de Vivienda procederá a cumplir con su parte.
El costo del traslado del Triángulo —que también correría por cuenta del Estado— no está incluido en los cálculos del proyecto Circunvalación Norte, pero como referencia se puede mencionar la más reciente aprobación del Bahnvi a un plan de erradicación.
Se trata del precario Bajo Tejares en San Ramón de Alajuela, donde la construcción de unas 130 viviendas y las respectivas obras de infraestructura costarán aproximadamente $3 millones.
Si bien hay una proyección ya diseñada para el tramo de Circunvalación Norte y el Plan Regional Urbano de la Gran Area Metropolitana 2008-2030 (Prugam) insiste en la necesidad de la obra, ya es una realidad que el MOPT deberá hacer cambio de planes para el mecanismo que se usará en su construcción.
Se barajó en un momento que la empresa Autopistas del Sol, concesionaria de la ruta San José- San Ramón construyera los cinco y pico de kilómetros como un adicional al contrato original, pero la posibilidad se desechó por problemas económicos.


Ver comentarios