Circuit City se acoge a la ley de bancarrota
Enviar
Circuit City se acoge a la ley de bancarrota


Nueva York -- Circuit City, la segunda mayor cadena de tiendas de productos electrónicos de Estados Unidos, anunció ayer que se sometió a la ley de protección de quiebra de ese país, aunque subrayó que mantendrá su actividad de cara al negocio de ventas navideñas.
La empresa, que ha visto como perdía terreno ante su competidor principal, Best Buy, y ha sido víctima de la restricción crediticia actual, ha decidido someterse al capítulo 11 de la ley de quiebra estadounidense.

La firma, con sede en Richmond (Virginia), indicó también que seguirá operando mientras se reorganiza, según un comunicado de prensa emitido ayer, en el que también señaló que su filial de Canadá presentará una solicitud similar de protección ante las autoridades canadienses.
Circuit City anunció el tres de noviembre sus planes de cierre para 155 tiendas y la reducción del 17% de su plantilla como consecuencia de esa ralentización de la economía y del deterioro de la liquidez de la compañía.
En su comunicado de ayer precisó que el pasado siete de noviembre decidió la reducción suplementaria de otros 700 puestos de trabajo, al 17% de su plantilla, que en febrero pasado era de 42.974 empleados, según datos de su página web.
La compañía, al igual que muchas otras de venta al por menor se enfrenta a una difícil situación del mercado con menos gasto por parte de los consumidores y mayores restricciones crediticias por parte de los bancos.
Los analistas consideran que en el actual ambiente de desaceleración económica las ventas a realizar en las próximas semanas de cara a las vacaciones navideñas pueden ser las más débiles en varias décadas.
La compañía, que reconoció que estaba sintiendo la presión de los fabricantes que podrían retirarles algunos productos, también informó que dispone de una línea de crédito de $1.100 millones mientras se lleva a cabo el proceso.
Circuit City, según el documento de su solicitud para someterse al capítulo 11 de la ley de bancarrota, dispone de activos por valor de $3.400 millones y pasivos de $2.320 millones a fecha 31 de agosto.
El vicepresidente de Circuit City, James Marcum, señaló que la decisión de reestructurar la empresa en base a la ley de bancarrota estadounidense “es una oportunidad para reforzar” su balance, “crear una estructura de gastos más eficiente y competir de forma más efectiva”.
“Mientras tanto nuestras tiendas siguen siendo plenamente operativas”, dijo Marcum, que lamentó el impacto de la medida sobre los empleados de sus 770 tiendas de Estados Unidos y Canadá.
Las acciones de Circuit City perdieron un 56% en las operaciones previas a la apertura de la bolsa de Nueva York y se situaron en $0,11 por título, mientras que las de su competidora Best Buy avanzaban un 6,2% hasta $27,17.

Ver comentarios