Enviar

En 2014 se produjo casi la misma cantidad de películas que en todo el siglo XX

Cine tico: industria emergente

¿Quiere ser cineasta? Diez consejos sobre cómo hacerlo

En vísperas de los Óscares 2015 vino la aprobación la semana pasada del Fondo de Producción Audiovisual de $500 mil, nueva herramienta para el cine costarricense, que, aun sin este aporte reciente, crece de forma llamativa.
Solo el año pasado se produjeron siete largometrajes, casi la misma cantidad de lo que se produjo en todo el siglo XX, mientras este año empezó con el estreno en enero pasado de Espejismo de José Miguel González.
No solo esto, también está el caso de Maikol Yordan de Viaje Perdido, una película que demostró que el cine nacional puede entretener a los ticos y que, además, puede generar ganancias e incluso competir con grandes cintas comerciales de Hollywood.
Esta obra del grupo de comedia La Media Docena y dirigida por Miguel Gómez, rompió los récords nacionales, con una asistencia de más de 670 mil personas.
“El éxito se debe en primera instancia a que está bien hecha, es efectiva en su objetivo, que es hacer reír a la gente, por eso los asistentes la recomiendan y se ha convertido en un punto de encuentro para familias”, dijo Gómez.
En cuanto a Espejismo, se trata de una película que fue vista por 6 mil personas durante una exposición en cartelera por tres semanas.
“La película es de suspenso, primero porque a nivel personal son las que me gustan. Al ser mi primer proyecto, estaba consciente de que tenía que ser realizable a nivel de producción, creo que pude desarrollar algo interesante”, comentó González.
Es posible además que se apruebe una ley que asigne montos adicionales al sector, incluso habría incentivos para que el sector privado contribuya con los cineastas.
Mientras tanto, el fondo audiovisual, promovido por el Centro de Cine, ayudaría a la producción de películas costarricenses, que tienden a producirse con presupuestos bajos.
En el caso de Maikol Yordan, se trata de una inversión de unos $200 mil por parte de la productora La Media Docena, mientras el costo de Espejismo era de tan solo $40 mil, financiado por el Programa Nacional para el Desarrollo de las Artes Escénicas, así como por una donación de su creador.
“El fondo de $500 mil para desarrollar proyectos de cine y televisión obedece a todo este movimiento, pero aún no está claro cuál va a ser su destino año con año. La posibilidad de que exista una ley que dé respaldo legal y financiero al cine nacional sería ideal”, comentó Hilda Hidalgo, directora de la Escuela de Cine y Televisión de la Universidad Veritas.
La ventajas que tiene Costa Rica en el campo cinematográfico son notadas por otros realizadores.
“Costa Rica es el país que tiene más apoyo de parte del Estado para el cine. Los festivales de cine, el nuevo fondo de producción audiovisual, nada de esto existe en los otros países centroamericanos”, dijo Alejo Crisóstomo, cineasta guatemalteco.
No obstante, el apoyo aún es insuficiente, según Esteban Ramírez, cineasta costarricense, quien alega que urge una ley de cine para disminuir el riesgo de entrar en un negocio que “todavía no es una industria”.
“En todos los países hay ley de cine. El cine es negocio para el país. Se distribuye entre la gente y es importante para el consumo nacional, también es un producto de exportación. El caso de Maikol Yordan lo celebro, pero es un caso atípico y aislado”, argumentó.

201502192257290.n1.jpg

Melissa González y Carolina Barrantes
[email protected]
[email protected]


Ver comentarios