Enviar
CINE
Cine pone a temblar a los niños

Los muertos son protagonistas de un filme infantil que se acaba de estrenar. ¿Por qué la industria produce películas para menores bajo esta temática? ¿Qué provoca en sus hijos?

Cuando Julie Feinzaig decidió llevar a su hijo de cinco años a ver la nueva película “ParaNorman”, nunca pensó que en lugar de reír, su hijo iba a llorar.
La cinta, creada por los estudios Laika, mismos que en 2009 dieron vida a “Coraline”, se basa en un niño que puede ver y hablar con los muertos.
A criterio de Feinzaig, en la cinta la muerte se presenta de una forma grotesca para niños pequeños y con escenas de “bullying”.
Como es apta para todo público, “no me informé de qué trataba, pero debería tener algún tipo de censura o advertencia”, dijo.
Esta falta de advertencia previa no solo sucede con “ParaNorman”.
En Costa Rica, es la Comisión de Control y Calificación de Espectáculos Públicos el ente encargado de poner las restricciones. Para hacerlo, un grupo de profesionales de diversas disciplinas como educación y psicología realizan una valoración del material.
“Se aplican ciertos criterios para valorar el nivel de impacto que tienen en este caso las películas en los menores”, comentó Fainier Lizano, asesora legal de la Comisión.
Las calificaciones se ubican por edades (todo público, mayores de 12, de 15 y de 18), y en algunas ocasiones se sugiere a las salas de cine poner en los anuncios alguna advertencia.
“En el caso de ‘ParaNorman’ se genera controversia ya que las personas la ven con subjetividad. En la película vemos entretenimiento, presenta a un niño con grandes capacidades más allá de lo natural y por otra parte discriminado, una situación que se podría decir es cotidiana. Al final el pueblo se da cuenta del potencial del niño y le agradece, no hay nada trágico”, comentó.
La asesora afirma que no se consideró sugerir señalamientos a los cines ya que no se encontraron escenas fuertes de violencia.
Sin embargo, la distribuidora Romaly decidió hacerlo, y en sus anuncios se puede observar la leyenda: “Algunas escenas pueden causar sobresalto en niños pequeños”.
“Consideramos que la película no es violenta, es entretenimiento para niños más grandes que se aburren con las cintas tradicionales”, comentó Gloriana López, gerente de Mercadeo de la distribuidora.
Para el crítico de cine Mario Giacomelli, este tipo de producciones “gótico grotescas” inspiradas en el cine de terror, destacan por ser novedosas, ya que no es un estilo usual en las películas de animación.
“No tienen nada malo, lo único que falta es alguna advertencia, es una cuestión de censura, una guía para los padres. Ahora lo que sucede es que incluso películas muy agresivas son para todo público, no indican que no son recomendables para niños de ciertas edades”, comentó. Giacomelli hace referencia a películas de superhéroes, como ejemplo.
El problema al exponer a niños pequeños a escenas de miedo o violencia se da porque no distinguen claramente lo que no es real de lo que sí lo es, de tal manera los personajes se convierten para ellos en referente de la realidad.
“Hay películas que tienen contenido inapropiado para ser visto por niños, pues las imágenes evocan en ellos emociones negativas, las cuales se transforman en cogniciones o pensamientos, y estos en conductas”, comentó la psicóloga Shirley Garita.
La psique del niño puede verse afectada por amenazas, peligros o temores trasmitidos por las películas, series o fábulas.
“Esas imágenes el menor las incorpora en sus estructuras de pensamiento y luego se pueden traducir en conductas tales como fobias, terrores nocturnos y estrés infantil, entre otras”, afirmó.
Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos concluyó que en niños de cinco años o menos, especialmente en aquellos que empiezan a dar sus primeros pasos, las películas de miedo pueden producir casos agudos de ansiedad.

Melissa González
[email protected]


Ver comentarios