¡Cierre de película!
Lionel Messi, Antoine Griezmann y Cristiano Ronaldo, una lucha cerrada por el título. AFP/LA República
Enviar

201604192014500.recuadro-26.gif
“Creo que la Liga ahora está más abierta. Es una alegría que haya tres equipos peleando por la Liga, todos con grandes posibilidades”, afirmó Raúl González, exdelantero.
Quedan solo 15 puntos y la Liga española está al rojo vivo. Aceleran los tres equipos camino al esprint, de una competición inmersa en una frenética carrera por el título.
Con el Barcelona en pasmoso declive después de una impresionante racha de 39 partidos invicto, Atlético de Madrid y Real Madrid se acercaron peligrosamente y ahora sueñan con levantar la copa.
Los catalanes desperdiciaron la renta y los colchoneros lo cazaron aunque todavía les queda el gol average (la ventaja por haber ganado los duelos particulares), mientras los blancos están a solo un punto (y también con la desventaja del gol average).
“Nuestro reto es ganar los cinco partidos que nos quedan”, dijo Luis Enrique, técnico del Barça. “Si hay algún equipo de conseguirlo es este”, añadió seguro.
Para comenzar, la primera parada del Barcelona será hoy visitando al Deportivo del tico Celso Borges, que tiene prácticamente asegurada la salvación.
Los catalanes llegan con cuatro derrotas al hilo (Real Madrid, Real Sociedad, Valencia y Atlético —por la Liga de Campeones—), por lo que están obligados a reencontrarse con la victoria para no perder la cima.
El Atlético de Madrid, por su parte, viajará al nuevo San Mamés, un feudo que se le ha dado bien en los últimos tiempos, pero en esta ocasión el Athletic, afianzado en posiciones continentales, aún puede aspirar a la Liga de Campeones —le separan seis puntos del Villarreal, cuarto—, lo que dificulta la empresa.
“Es muy difícil adivinar lo que puede pasar. Tengo la seguridad y la certeza de que no dependemos de nadie: dependemos de nosotros”, comentó Diego Simeone, técnico de los rojiblancos.
Mientras tanto, el Real Madrid, tras admitir que la Liga estaba perdida hace bien poco, se ha reencontrado con los resultados y ahora está en una situación casi insospechada de entrar de pleno en la lucha.
El equipo del francés Zinedine Zidane enlaza siete victorias, pero el Villarreal es un conjunto peligroso cada vez que visita el Bernabéu y más ahora que pelea por estar en Europa.
“Nosotros sabemos que no hemos ganado nada y que tenemos que jugar todo. Los jugadores piensan lo mismo que yo, están concentrados en lo que tenemos que hacer. Vamos a trabajar hasta el último minuto”, aseguró el técnico galo.
Con este panorama, un punto de por medio, un fallo, un tropezón y cualquiera se puede despedir del objetivo de levantar la copa a final de la temporada.


Ver comentarios