Foto 1
No cuidar o seguir quemando las reservas de petróleo, gas natural y carbón podría provocar sequías generalizadas, tormentas muchos más violentas y un deshielo de los polos. Bloomberg/La República
Enviar
Ver comentarios