Científicos advierten sobre huella de carbono del muro de Trump
Más emisiones de dióxido de carbono que las emisiones anuales de cada hogar en Pittsburgh. Bloomberg/La República.
Enviar

El plan del presidente Donald Trump para un muro en la frontera sur costará miles de millones de dólares y ya ha dado pie a una desavenencia diplomática con México. También será malo para el planeta.

El concreto es un potente generador de gases de invernadero, y el “gran muro” de Trump necesitará gran cantidad de él, más del doble de lo usado en la Represa Hoover, según ingenieros en la Universidad de Nueva York y el University College London.

Un muro de mil 600 kilómetros requeriría aproximadamente 275 millones de pies cúbicos de concreto, que liberarían hasta 1,9 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono a la atmósfera, según Christoph Meinrenken, un científico investigador asociado en el Earth Institute de Columbia University

Eso es más que las emisiones anuales de cada hogar en Pittsburgh.

“La huella de carbono de un muro de ese tamaño sería enorme”, dijo en una entrevista Dan Millis, coordinador del programa de terrenos fronterizos del capítulo Arizona del Sierra Club.

La orden ejecutiva de Trump para construir el muro emerge cuando naciones de todo el orbe se esfuerzan por reducir los gases de invernadero y cumplir los objetivos del Acuerdo de París sobre el Clima. El año pasado fue el de temperaturas más altas del que se tenga registro, con temperaturas aproximándose al nivel que los científicos afirman que sería catastrófico, según las Naciones Unidas.

 


Ver comentarios