Enviar
Lunes 28 Marzo, 2011

Ciencia y tecnología para el desarrollo

Los países pobres, subdesarrollados como los nuestros, no pueden tratar de salir de sus crisis en forma empírica, sin planificar. Necesitan echar mano a la ciencia y tecnología para promover un desarrollo de acuerdo con las realidades sociales, económicas, políticas y ecológicas.
Sin embargo, hemos observado que a través de los años la ciencia y la tecnología no han recibido la atención ni el apoyo que merecen. De ahí que en muchas áreas estemos sumamente atrasados y que muchos de nuestros sistemas productivos sean obsoletos, lo que significa pérdida de tiempo, de recursos humanos y económicos para las naciones.
No se ha adoptado en nuestros países, en forma clara, una política científica tecnológica en función con las políticas generales de desarrollo económico y social. La ciencia y la tecnología deben ocupar un lugar en los niveles de decisión política, porque un país no puede administrarse sin el conocimiento, la ciencia y la tecnología.
Nuestros políticos pueden ser empíricos en diversos campos, pero no pueden eludir la responsabilidad de asesorarse y rodearse de personas con conocimientos claros que los guíen y orienten con criterios técnicos y científicos. Se debe equilibrar la ciencia y la tecnología con los criterios económicos y aún políticos.
El futuro de nuestros países necesita un pacto entre la política, la ciencia y la tecnología. Unos y otros deben pensar en beneficio del país. Los políticos dándoles el lugar que les corresponde a la ciencia y la tecnología y respetando las recomendaciones que se den. Los técnicos y científicos deberán presentar proyectos, soluciones o alternativas viables, que estén de acuerdo con nuestra realidad social, económica, política y ecológica.
Es urgente, donde no se tenga, crear un organismo rector de todo lo que conlleva la ciencia y la tecnología para propiciar el desarrollo de un país.
Sobre este particular proponemos:
- Tener un marco legal para la ciencia y la tecnología.
- Prohibir la transferencia al país de tecnología obsoleta o contaminante. La tecnología que traigamos debe ser de última generación.
- Promover la investigación para enfrentar la crisis que vivimos.
- Que la ciencia y tecnología tengan representación a nivel de decisión política.
- Abrir el país a los avances tecnológicos. No debemos aislarnos.
- Buscar un sistema financiero para el desarrollo de la ciencia y la tecnología.
- Elaborar una estrategia científica tecnológica que sea operativa a corto y mediano plazo.

Alexander Bonilla Durán