Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Chrysler necesita milagros

| Sábado 02 mayo, 2009



Chrysler necesita milagros

Detroit -- “Tienen que haber tres cuasi milagros” para que la alianza con Fiat SpA pueda rescatar a Chrysler LLC, dice Dennis DesRosiers, consultor automovilístico en Richmond Hill, provincia canadiense de Ontario.
“Primero, los estadounidenses tienen que acostumbrarse a los autos pequeños”, dice. “Nunca lo han hecho”. Tampoco han comprado autos italianos pequeños en grandes cantidades; y los autos pequeños no han sido rentables para ninguna compañía automovilística en Norteamérica que no fuera japonesa, dice DesRosiers, consultor de investigación de mercado por 24 años.
Esa clase de reto no es nada nuevo para una compañía nacida hace 84 años tras la reorganización de Maxwell Motor Co. llevada a cabo por Walter P. Chrysler. La declaración de quiebra hecha el jueves por la automovilística con sede en Auburn Hills, estado de Michigan, es la cuarta vez que la compañía se ve al borde del abismo desde 1979. El préstamo gubernamental de $1.500 millones del presidente Jimmy Carter ayudó a Lee Iacocca a evitar la quiebra y a convertirse en un ícono de Detroit.
El presidente Barack Obama dio el jueves un préstamo de emergencia de $8.080 millones al fabricante de las minifurgonetas Dodge Grand Caravan y los turismos Charger, al entrar la empresa en una alianza forzada con la automovilística italiana. La resurrección que encabezó Iacocca estaba basada en las ventas del K-car, una línea de sedanes pequeños y económico y de consumo eficiente de combustible. Esta vez, Chrysler tendrá que depender de los vehículos de bajo precio y alto rendimiento de combustible de la gama de Fiat, entre ellos el Punto y el Fiat 500.
Chrysler no pudo evitar la quiebra en su última maniobra de desafío a la muerte, y el éxito de su matrimonio con Fiat no puede darse por sentado, dijeron los analistas.
“Decir que este trato con Fiat va a resolver todo, es simplemente ingenuo”, dijo Rebecca Lindland, analista automovilística primera de IHS Global Insight en Lexington, estado de Massachusetts. “Simplemente no es verdad”.
Durante gran parte de su historia, Chrysler ha sido el primo pobre de General Motors Corp. y Ford Motor Co., rezagado de ambas compañías. El Plymouth Valiant, presentado en 1959, fue una alternativa económica a otros automóviles de tamaño mediano, en tanto Chrysler ensalzó su reputación creando el motor Hemi V- 8 en 1951 y autos de alto rendimiento en los años sesenta como el Charger. El Caravan en 1983 fue el pionero de las minifurgonetas. Chrysler también fue pionera en incentivos de ventas con reembolsos de dinero en los años setenta.
General Motors, que celebró su centenario en 2008, está también reorganizándose con la ayuda de financiación gubernamental. La automovilística con sede en Detroit reemplazó al jefe ejecutivo Rick Wagoner con Fritz Henderson por órdenes de Obama en marzo.
Las concesionarias cuya existencia depende del éxito de Chrysler dicen tener la esperanza de que la promesa de Fiat de economía de combustible mantendrá viva a la empresa esta vez.
Los vehículos Fiat tienen el mayor rendimiento de gasolina por kilómetro en el mundo, lo cual podría darle a Chrysler una manera de contrarrestar a las automovilísticas japonesas, dijo Dale Early, quien tiene una concesionaria en Kingwood, un suburbio de Houston, en el estado de Texas.
“Toyota, Honda, Nissan, ya no podrán jactarse de cosas de las que se jactan el viernes en el mercado estadounidense”, dijo Early, comerciante de Chrysler desde 1987.
Michael Jackson, jefe ejecutivo de AutoNation Inc., la mayor concesionaria de autos que cotiza en bolsa, dijo que si aumentan los precios del petróleo y de la gasolina, “yo podría vender Fiats todo el día”.
Fiat dijo que no aportará dinero a su inversión en Chrysler. Contribuirá con tecnología y diseños de vehículos pequeños para que la compañía estadounidense pueda fabricar y vender el subcompacto 500, que ganó la distinción de Automóvil Europeo del Año en 2008, y los autos pequeños Panda, Punto y Grand Punto.
Ninguno de los modelos de Fiat podría venderse de inmediato en Estados Unidos porque no se ajustan a las reglas de seguridad federales y otras. Los cambios de diseño pueden tardar de uno a dos años. Fiat dijo que es posible que comience a vender sus vehículos a través de concesionarios de Chrysler en 2011.
Chrysler ha ido de crisis en crisis, a fines de los años setenta, comienzos de los noventa, en el 2000 y nuevamente el viernes.
“Hemos estado al borde de la eliminación más de una vez, y hemos podido encontrar una salida”, dijo Early, el vendedor de Texas. “Creo que saldremos de esto, como resucitamos de las cenizas tantas veces anteriores”.
Tras su fundación en 1925, Chrysler se dio a conocer creando vehículos de tecnología avanzada en la década de 1930. Entre sus marcas estaban Imperial, DeSoto, Plymouth y Valiant, antes de reducirse a la gama del viernes de Chrysler, Dodge y Jeep.