Enviar
Desde que se aprobó Ley de Tránsito el 23 de diciembre se han decomisado 200 vehículos
Choferes ebrios podrían recuperar sus carros

• 40 propietarios ya lograron recobrar los automotores

Yessenia Garita
[email protected]

Aunque los conductores en estado de ebriedad han sufrido el decomiso de sus vehículos con la nueva Ley de Tránsito, los propietarios no necesariamente lo perderían.
A pesar de que el decomiso de los automotores a favor del Estado es una posibilidad que se contempla en el Código Penal, por ser el bien con el cual se cometió un delito, los propietarios tienen la posibilidad de solicitar ante el juez a cargo que les sea devuelto.
De hecho, desde que se aprobó la nueva ley el 23 de diciembre anterior, se han incautado cerca de 200 vehículos, de los cuales unos 40 ya han sido devueltos a sus propietarios, informó Germán Marín, director de Tránsito.
“La sanción para los choferes ebrios o quienes conducen de forma temeraria incluye la suspensión de la licencia durante dos años; queda a criterio de un juez si además es enviado a la cárcel de uno a tres años, si realiza un trabajo comunal y el comiso del vehículo, que podría pasar a convertirse en un bien del Estado”, expresó Marín.
El acusado o el propietario del vehículo pueden recurrir ante el Tribunal de Juicio de Flagrancias o ante el Tribunal de Casación para pedir su devolución.
Entre los requisitos para hacer la petición está la cancelación o apelación del parte en ocho días hábiles, la certificación de propiedad del vehículo, revisión técnica y licencia de conducir al día.
Este último requisito es aún tema de discusión, pues en muchos casos los conductores son los mismos dueños del vehículo y si es sorprendido en estado de ebriedad, también pierde la licencia.
En caso de que una persona no muestre interés en recuperar el automotor, este quedaría en los planteles del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (Mopt) o en los Juzgados de Flagrancia a la espera del trámite correspondiente.
“Cuando un carro es decomisado, solo el dueño puede autorizar que lo saquen de un plantel. Si el dueño registral del carro ya no vive en el país, falleció o no se logra localizar, se complican los trámites y por lo tanto los vehículos permanecerán más tiempo en los planteles”, agregó David Hernández, del Tribunal de Flagrancia de Goicoechea.
“El debido proceso puede tardar hasta siete meses. Después de eso la persona tiene tres meses para solicitar que le devuelvan el vehículo (en caso que haya quedado decomisado) y 15 días más aproximadamente para que quede en firme la sentencia”, explicó Hernández
El plazo en este caso podría superar los dos años.
Sin embargo, los vehículos decomisados que quedan a favor del Estado pueden ser donados y por lo tanto no podrán ser recuperados por sus propietarios, indicó Francisco Fonseca, miembro del Juzgado de Flagrancias.
Mientras se decide a cuál institución de beneficencia se le dona el automotor, estos sufren las consecuencias del tiempo.
“Cuando un carro permanece unos seis meses abandonado y deteriorándose por factores del clima, la gente pierde el interés y en ocasiones prefiere no recuperarlo”, indicó Marín.
No obstante, tanto el Mopt como el Poder Judicial deben garantizar que los vehículos no sean saqueados, ni que sufran deterioro provocado por la acción humana.
“En estos casos el propietario debe denunciar el hecho y además reclamar un proceso de resarcimiento”, adujo Hernández.
“Los vehículos y la chatarra se van acumulando en los depósitos”, explicó Marín.
Curiosamente, aunque los vehículos decomisados pueden ser donados a instituciones de beneficencia, estas no podrán utilizarlos.
Esto por cuanto todos los vehículos entregados en donación no podrán circular por el territorio nacional, pues la nueva ley establece esta prohibición.
“Este es solo una de los muchos defectos de una ley tramitada con precipitación. Cómo es posible que una institución a la que le donen un vehículo no lo pueda utilizar”, dijo Mario Quirós, del Movimiento Libertario.
De los 200 vehículos decomisados a conductores en estado de ebriedad una parte importante se encuentra aún en los patios del Mopt o en los juzgados de Flagrancia.



Ver comentarios