Alberto Cañas

Enviar
Sábado 2 Abril, 2011


Chisporroteos


En los últimos meses, nuestra singular estrella lírica mundial Iride Martínez, tras sus éxitos en Alemania, en el festival de Salzburgo y en La Scala de Milán, ha sido llamada a cantar en el Covent Garden de Londres (Don Pasquale) y en San Petersburgo (La Hija del Regimiento), dos óperas de Donizetti con amplia posibilidad de lucirse para una soprano. Ultimamente estuvo dando conciertos con José Carreras en México.
Nuestra Compañía Lírica Nacional, que solo una vez ha traído a Iride, lo que ha hecho inmediatamente ha sido anunciar que por tercera vez en su corta vida va a montar en el Teatro Nacional, la consabida y resobada Carmen, probablemente, entre las óperas del repertorio común y corriente, la que ofrece apenas un papel secundario para la soprano.
Pero Iride de todas maneras, apareció por aquí según acostumbra, y participó en un gran concierto en el nuevo Estadio con la Orquesta Sinfónica Nacional. Y con un finísimo sentido de la ironía, escogió para cantar allí, la única aria que para la soprano contiene Carmen. La felicito por el bello, inteligente y burlón recado que le envió a la Compañía Lírica, y que ojalá sus dirigentes hayan entendido.
Los torpes recovecos y otros disparates administrativos que se han venido sucediendo en torno a lo que llaman la carretera a Caldera, están ya en manos de la Fiscalía. Ya era hora de que la Fiscalía tomara nota de la responsabilidad que incumbe a quienes han tomado los Ministerios de Estado y la maloliente ley de concesiones como un juguete, una fábrica de inauguraciones, partos prematuros y placas anodinas.
Como viejo que soy me preocupa ver al estado costarricense, antaño ejemplar, dando tumbos y tropezones al compás de lo que piensan en Wall Street. Ya hemos presenciado las defunciones del Consejo de Producción y del INVU. El que sigue en la lista, claramente, es el ICE; y ya comenzamos a sospechar de que detrás viene la Caja de Seguro Social. Los hospitales privados comienzan a abundar como abejones en mayo… y eso sin que haya llegado mayo todavía.
Y todavía existe o circula una ”cosa” que se hace llamar Partido Liberación Nacional. Igual podría hacerse llamar Catedral de Notre Dame, Taj Mahal, Pulpería La Asturiana, o Quinto Jinete del Apocalipsis. Y algunos ingenuos pretenden hacernos creer que allí queda algo de lo que pensaron y realizaron José Figueres y Francisco José Orlich.

Alberto F. Cañas
[email protected]