Logo La República

Miércoles, 20 de noviembre de 2019



COLUMNISTAS


Chisporroteos

Alberto Cañas [email protected] | Sábado 15 diciembre, 2007


Estuve presente en una ceremonia casi privada de esas que llamamos entregas de libros. Treinta o cuarenta funcionarios de la Caja Costarricense de Seguro Social se reunieron en torno a un libro escrito por uno de ellos. Y acepté gustoso la invitación que me hicieron, porque estimo que ese funcionario de la Caja, filólogo y todo lo que ustedes quieran, Gerardo Campos Gamboa, es uno de los dos o tres mejores cuentistas que tiene Costa Rica, un cultor del idioma y de la prosa de categoría, y que estoy seguro de que figurará a su tiempo en la historia de nuestra literatura, a la par de Salazar Herrera, de Fabián Dobles, de Durán Ayanegui y en fin, de los mejores maestros costarricenses de la narración autóctona breve.

HABIA UNA VEZ HOMERO (que acaba de aparecer con el sello de la Euned y no sé si ya llegó a librerías, es el tercer volumen de cuentos de Gerardo Campos y mantiene lo que ha sido una técnica particular y constante de este escritor, y es que cada uno de sus libros crea un mundo, dentro del cual se desarrollan todas las historias, con personajes que pasan de uno a otro relato, y con una unidad total y asombrosa a fin de cuentas.

Su primera colección: Marisol sí sabe por qué te quiere, Ernesto (EUNED, 1998), crea un justo y precioso mundo rural, y todos los relatos de ese libro se desarrollan en un distrito preciso (probablemente basado en el sitio donde creció su autor), y aunque tomados en conjunto podrían haber configurado una novela, su autor se empeñó en que cada uno tuviera vida propia, aunque compartieran ambiente, geografía, clima y personajes. Algo parecido a lo que Francisco Escobar hiciera en Allá por la Carpintera, pero la obra de Escobar está más cerca de la novela, y los relatos de Campos evitan arrimarse a ella.

El segundo libro de nuestro autor se titula Las Rosas de la 23X (Editorial Costa Rica. 2003), y en él se construye otro mundo: el de un barrio o ciudadela similar a los Hatillos del INVU, que con sus personajes reconocibles y algunos no tanto, vive plenamente en las páginas, a lo largo de todos los relatos, nuevamente con personajes que pasan de un cuento a otro con facilidad, protagonistas en uno y apenas testigos o música de fondo en otro. Pero en ese libro hay un relato, el que le da título, que a mi modesto juicio es uno de los diez o veinte mejores cuentos que se han escrito en Costa Rica.

Ahora viene el tercero. Nuevamente, Campos crea un mundo. Pero esta vez es el mundo sórdido del San José nocturno y prostituido de hoy. No sé si habrá sido algún pudor el que lo llevó a disimular el horrendo realismo de este libro, mediante el recurso de hacer que los cuentos los narre un protagonista que está recluido en un manicomio, y al que le da por imponer nombres griegos a los personajes, aunque sus conductas no sean las de los epígonos que inicialmente el lector supone que van a ser. El truco, lo confieso, trabaja a medias, pero solo a medias, porque la realidad se cuela, y leemos convencidos de que el autor nos está diciendo y describiendo verdades. Además, como es su costumbre, lo hace con un firme dominio del léxico, una estupenda pero contenida riqueza verbal, y una técnica de narración que muchos nos la quisiéramos para dominguear.

No me queda la menor duda: Gerardo Campos es de los importantes. Es hora de que lo reconozcamos y lo hagamos público. En lo que a este columnista se refiere, creo que al escribir estas líneas he cumplido con un deber.

N.B. En mi columna del miércoles aludí a una célebre frase de don Pepe como proferida en la inauguración de NAMUCAR. Grave error: fue en la inauguración de NUMAR. Pido excusas como náufrago que soy en el mar de las siglas.

NOTAS ANTERIORES


Revisitando el Índice Big Mac

Miércoles 20 noviembre, 2019

Todos los años se publica el “índice Big Mac” basado en un producto estándar disponible en muchos países del mundo

La UNIÓN empresarial

Miércoles 20 noviembre, 2019

El interés de cada uno debe ser el de todos, así como el de todos debe ser el de cada uno. No hay cámaras más o menos relevantes.







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.