Logo La República

Domingo, 9 de agosto de 2020



COLUMNISTAS


CHISPORROTEOS

Alberto Cañas [email protected] | Sábado 09 agosto, 2008


CHISPORROTEOS

Alberto F. Cañas

En medio de todo el jolgorio de consultorías, asesorías, guitarristas, ministros de los pobres, gentes que dejan de ser pobres y bancos centroamericanos, una palabra surge a cada rato, y quienes la emplean se llenan la boca para pronunciarla: TRANSPARENCIA.

Es la palabra de moda. Y de esto hace tiempo, porque recuerdo que en la Asamblea Legislativa de 1994, de la que formé parte, los diputados del PUSC la empleaban por lo menos día de por medio para acusarnos a los de la otra bancada (todavía era una bancada distinta, no la misma como ahora) de no ser transparentes como ellos.

Ahora, en esta maraña de las asesorías, las consultorías, los magistrados suplentes, los pagos en dólares, las empresas de funcionarios y los empleados públicos que se pretende que no son empleados públicos (lo serán privados entonces, pero no sé que los hayan privado de nada), y todas esas yerbas aromáticas que están surgiendo despidiendo olores que, como decía don Quijote, no son precisamente a ámbar, la famosa palabra transparencia la escuchamos todos los días, principalmente proferida por aquellos que están siendo, por decirlo de alguna manera, investigados en este escándalo.

“Yo soy transparente”. “Lo que yo hago es transparente”. “Mi conducta es transparente”. “Los actos que han averiguado son transparentes”, y con esto, de alguna manera se quiere significar que son justos, legales, éticos, morales, convenientes y patrióticos.

Llega un momento en que algunos se cansan de la palabreja y querrían que buscaran otra, pero como que solamente esa encuentran.

Y a mí, con perdón de ustedes, me parece muy bien. Todo lo que llevo escrito hoy no tiene otro propósito que reconocer que efectivamente tienen razón. Todo es transparente en esta Costa Rica a que nos han condenado y padecemos. Y con cada día que transcurre, más transparente se pone, lo cual no deja de ser un alivio para los ciudadanos.

Y todo ello, por una razón muy sencilla. Porque transparente no es un sinónimo de límpido, de aseado, de impoluto, de moral y de ético. Un vidrio es transparente y no tiene nada de eso. Transparente, valga el vidrio, es aquello que deja ver lo que hay detrás.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES


La democracia de La Calle

Viernes 07 agosto, 2020

El sector empresarial, especialmente los dueños de restaurantes y bares, unidos a algunos comerciantes, han recurrido a “la democracia de la calle” como acto de

Los emperadores de la economía digital

Viernes 07 agosto, 2020

La audiencia de la semana pasada en el Congreso de los Estados Unidos surge en un contexto en donde el 77% de los estadounidenses considera que los gigantes

Manejo de crisis y respeto a la legalidad

Viernes 07 agosto, 2020

La Constitución Política de 1949 y las leyes de la república proveen el marco dentro del cual los gobernantes están obligados a atender los asuntos de estado

¿Ante una Huelga de Brazos Caídos?

Miércoles 05 agosto, 2020

La década de 1940-1949 fue compleja, por el escenario nacional y los acuerdos políticos que se habían disuelto o roto, Calderón – León Cortés, y por los acuerdo






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.