Enviar
“Chiqui” perdonó a Orión

En un partido malo, aburrido, con escasísimas oportunidades de gol, fallar un penal es pecado, máxime si al final el juego termina empatado a cero anotaciones.
Cartaginés, que venía crecido por el triunfo ante Saprissa, no pudo descifrar la telaraña defensiva que le impuso el equipo azulgrana y tuvo que conformarse con un nuevo empate, el cuarto de cinco partidos.
Pero el gran culpable, responsable de que los brumosos no alcanzaran una nueva victoria fue Randall “Chiqui” Brenes, que en tan solo cuatro días pasó de héroe a villano.
Tal y como reza la publicidad de las galletas “Chiqui”, a Randall le tocó ver la parte de abajo, luego de que el domingo, con sus dos goles ante Saprissa le dio la victoria a su equipo.
Y es que al min. 53, Roy Smith, pobre Roy, a quien ya no dejan jugar, hacer su fútbol, pues en cada partido debe andar como estampilla detrás de un rival, derribó a Brenes dentro del área. Henry Bejarano no dudó en señalar el penal.
Fue el mismo Chiqui quien se paró frente al balón, recibió, no de muy buena gana por cierto, el abrazo del portero orionista Carlos Díaz. No dudó, caminó firme y remató alto, pero la pelota se negó a entrar, chocó en el horizontal y rebotó hacia afuera, ¡falló Brenes y se salvó Orión!
El desarrollo del partido es fácil de expresar, Cartaginés tenía ganas de triunfar y los locales de no perder, por eso pensaban más en la defensa que en el ataque.
En la primera parte, salvo una escapada aislada de Eduardo Valverde al min. 25, que culminó con un débil remate a las manos de Díaz, no hubo nada más, digno de ser escrito.
Orión tuvo dos llegadas antes de que se sumara el primer minuto de la complementaria, inclusive una de ellas la sacó de la línea de gol el brasileño Eneas da Conceicao.
Luego llegó el penal que erró Brenes. Paolo Jiménez cobró magistralmente un tiro libre, que justo cuando iba a ingresar en el ángulo, apareció el vuelo de Díaz, para con paradón enviar la pelota al tiro de esquina.
Pero la mejor alternativa fue para Orión al min. 91, que de no ser por Luis Torres, quien ni balón había tocado, se hubiesen quedado con los tres puntos, tras remate de Anllel Porras que iba con destino a la red.

Cristian Williams
[email protected]
Ver comentarios