Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



ACCIÓN


“Chiqui” espantó fantasmas

Dinia Vargas [email protected] | Lunes 07 diciembre, 2015

Randall Brenes celebró con rabia su gol, que le valió a Cartaginés los tres puntos. www.imagenesencostarica.com/La República


Los fantasmas sobrevolaron por el “Fello” Meza durante 95 minutos, cuando apareció Randall Brenes para solucionar todos los problemas con un gol agónico que le permitió a Cartaginés ganar 2-1 a Uruguay y desatar la locura de los locales.
Apareció como una sombra en el área chica “Chiqui”, para cabecear un balón que había ganado Darío Delgado en tiro de esquina, y que llegó al goleador brumoso de forma casi mágica.
Los brumosos buscaban la anotación por todo lado, la única fórmula que les servía para cuidar ese cuarto lugar y seguir dependiendo de sí mismos en la lucha por la clasificación.
Eran momentos de angustia en el “Fello” Meza, donde los de la Vieja Metrópoli atacaban sobretodo con el corazón. Y el gol fue su recompensa milagrosa.
Antes de eso los minutos se habían ido como agua entre las manos para Cartaginés, al que se le complicó el partido conforme fue avanzando. Tanto que se vio contra la pared cuando Andrés Castro tomó un balón al borde del área y puso el 0-1.
Uruguay no sería un rival nada sencillo. Sabe pararse bien, y juega inteligentemente, aunque su goleador Alejandro Alpízar no aparezca.
Sin embargo, los blanquiazules respondieron muy rápido. Un gran cabezazo de Carlos Johnson, quien le robó la espalda a Rudy Dawson, fue imposible para el arquero Neighel Drummond, todo un candado en las acciones anteriores.
Para el complemento, Uruguay prefirió esperar atrás, aguantar a Cartaginés, que lo intentó sin ser brillante.
Tuvo sus oportunidades, la mayoría en pies del propio Brenes quien cuando ingresó de cambio activó nuevamente la ofensiva.
Johnson, de ida y vuelta, había desperdiciado otro cabezazo. Roberto Garita y Mauricio Castillo no soltaron el gatillo a tiempo y apareció la defensa.
El reloj era el mayor rival de los brumosos, y cuando el balón pasaba por el área de un lado a otro sin que nadie llegara a rematar, se vino el saque de esquina. Lo dejó ejecutar Henry Bejarano, aunque ya estaban cumplidos los cinco minutos de reposición, y ahí estaba Brenes para devolverle el aire a los brumosos.
En la próxima parada reciben al Alajuelense, donde para estar en las semifinales deben ganar o de lo contrario a sacar cuentas.