“Chiqui” despertó a la Liga
Randall Brenes castigó a la dormida zaga manuda que naufragó con todo y Andrés Salvatierra en los últimos minutos. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

201602282244210.rec.jpg
Los silbidos resonaban ya en el “Fello” Meza, el 1-3 que tenía arriba a Alajuelense ante Cartaginés llenaba de bruma a la Vieja Metrópoli.
Quedaban solo diez minutos y los brumosos remaban contracorriente como había sucedido en todo el partido.
Los rojinegros se habían adelantado por medio de Allen Guevara, y antes del descanso los locales empataron gracias a Jameson Scott.
Alajuelense tenía mucha más claridad cuando merodeaba por el área de Alejandro Gómez y en un balón suelto, el hondureño Jorge Claros sorprendió con un remate lejano, y puso el 2-1. El descontrol se apoderó de Cartaginés, desordenado y con muchos problemas para atacar.
Los manudos aprovecharon y en un tiro de esquina tras un mal rechazo de Gabriel Gómez, su compatriota Harold Cummings aumentó el marcador.
Andrés Lezcano y Carlos Discua pudieron ampliar el marcador, pero fallaron en el puntillazo final.
Entonces llegó una pequeña luz para Cartaginés. Jorge Alejandro Castro no falló ante una defensa dormida. Ni José Salvatierra ni Johnny Acosta atisbaron al delantero y Patrick Pemberton no pudo lucirse con otra estirada. El gol fue una bocanada de aire para los locales.
Alajuelense nunca se percató de que los brumosos no habían perdido la fe. Siguieron pensando que el partido ya estaba finiquitado y volvieron a naufragar en defensa.
Un centro del luchador Paolo Jiménez, el mismo que puso el pase para el segundo gol, buscó nuevamente a Castro, pero en esta ocasión Salvatierra reaccionó a tiempo y pudo tapar el remate. Sin embargo y de rebote el balón cayó en Randall Brenes quien completamente solo castigó las desatenciones manudas.
Se le fue a la Liga el liderato en un abrir y cerrar de ojos, cuando parecía tenerlo amarrado. Cartaginés, por su parte, respiró.



 


Ver comentarios