Enviar
Miércoles 15 Enero, 2014

Millonarios (chinos) verán la propiedad inmobiliaria como opción de primer orden para invertir fuera de China


Guesidaliya

Chinos encantados por Playas del Coco

Tener casa en China es una empresa cara. De acuerdo con el índice inmobiliario China Real Estate Index System, conocido como CREIS, los precios en cien ciudades chinas van al alza, subiendo un 7,4% durante el último año, hasta llevar el precio promedio para inmuebles residenciales a $1,671 USD por metro cuadrado. Así, desde 2008, se ha dado un tremendo incremento en la inversión de China hacia el exterior en la compra de propiedades fuera de sus fronteras. El descenso generalizado de los precios durante la crisis financiera mundial y la permanencia de valores inmobiliarios en una meseta históricamente alta han impulsado a los compradores chinos a tomar ventaja de los bajos precios en otras partes del mundo.
Cuando los chinos adquieren bienes raíces, su inclinación es hacia la compra de “trofeos” o propiedades de lujo. Una de las razones es la percepción de que esas propiedades mantendrán su valor en el tiempo. La otra razón, que es de igual o mayor importancia, es que una propiedad prestigiosa trae consigo prestigio y distinción en el ámbito social. La imagen pública es clave en China y una de las funciones de la propiedad comprada es agrandar esa imagen. La propiedad debe proyectar la imagen anhelada por el comprador.
Con un crecimiento promedio del 10% a través de tres décadas, la consultora Bain estimó que a finales de 2012 China alberga a 700 mil ciudadanos de alto poder adquisitivo, con capacidad para invertir al menos USD 1,6 millones.
En otro estudio, McKinsey espera que el número de chinos adinerados suba anualmente en un 16% por los siguientes siete años. Todos estos millonarios verán la propiedad inmobiliaria como opción de primer orden para invertir sus ahorros fuera de China.
Uno de los desarrollos inmobiliarios ticos que han aprovechado esta tendencia es Pacífico, en Playas del Coco, Guanacaste. Desarrollado por Jack Parker Corporation, la ejecutiva a cargo del proyecto ha viajado cuatro veces a China en busca de inversionistas, visitando compañías con clientela interesada en la inversión inmobiliaria en el extranjero. Pacífico ha traducido su documentación de ventas y mercadeo, así como videos de presentación, al mandarín.
A pesar de ser un desarrollo inmobiliario de alto nivel, los precios ofrecidos en un rango de $285 mil a $400 mil es relativamente barato para esta población de chinos acomodados. La empresa ha seguido una estrategia clave: acomodar sus programas a las preferencias del inversionista chino.
Dado que la mayoría de estos inversionistas tienden a conservar sus propiedades a largo plazo, y siempre por más de una generación, les han permitido a sus compradores comprar haciendo un leaseback, o arrendamiento revertido, posibilitando una inversión inicial que genera ingresos para cubrir los gastos normales que genera una residencia.
Muchos otros países como Chipre, St. Kitts, Dominica, Portugal, y España se han enfocado en la posibilidad de atraer inversión china para revitalizar sus debilitados mercados. Sin embargo, proyectos como Pacífico en un país como Costa Rica se distinguirán por ofrecerles un símbolo de estatus con un clima de relativa estabilidad.
Para el país es una oportunidad interesante de atraer una nueva ola de inversión extranjera a un mercado que ha explotado exitosamente en el pasado y agregar una nueva dimensión, la privada e individual, a su relación económica con China.

Alan Refkin