Enviar
China se opone a reunión Obama-Tíbet
China expresó ayer su firme oposición a un posible encuentro entre Obama, y el Dalái Lama

Pekín
EFE

“China se opone firmemente a la visita del Dalái Lama a Estados Unidos y a que Obama se ponga en contacto con él de ninguna forma ni bajo ninguna circunstancia”, afirmó Ma Zhaoxu, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.
“Nuestra posición es clara y coherente”, añadió Ma en respuesta a unas afirmaciones según las cuales Obama habría comunicado a los líderes chinos su intención de reunirse con el Dalái Lama en un futuro durante la visita que realizó al país asiático el pasado mes de noviembre.
“Durante la visita de Obama a China en noviembre, los líderes chinos dejaron clara su postura solemne de oposición a cualquier encuentro entre el Dalái Lama y cualquier líder u oficial de cualquier país”, destacó el funcionario.
Cuando los líderes de ambos países hablaron de los asuntos relacionados con el Tíbet en noviembre pasado, China instó claramente a EE.UU. a que evite que las fuerzas separatistas tibetanas utilicen el territorio estadounidense para llevar a cabo actividades secesionistas contra China, subrayó Ma.
“Urgimos a EE.UU. a que dé muestra de una alta sensibilidad respecto a los asuntos relacionados con el Tíbet y los aborde de manera apropiada para evitar que esta situación perjudique todavía más los vínculos sino-estadounidenses”, indicó el diplomático. Ma hizo estos comentarios un día después de que Zhu Weiqun, el subdirector del Departamento de Trabajo del Frente Único del Comité Central del Partido Comunista de China, manifestara la firme oposición de las autoridades chinas a que tal encuentro tenga lugar.
Zhu advirtió el martes de los graves daños que sufrirían las relaciones entre China y EE.UU. en caso de que los líderes estadounidenses lleven a cabo la reunión con el Dalái Lama, y aseguró que una acción de ese tipo “perjudicaría a los demás pero no comportaría beneficios a ninguno de los implicados”.
La celebración de tal encuentro sería irracional y perniciosa, subrayó Zhou, quien agregó que “si un país decide hacerlo, tomaremos las medidas necesarias para ayudarles a comprender nuestra postura”.
Por su parte, George Soros, inversor y filántropo estadounidense dijo ayer en Hong Kong que la venta de armas por parte de Estados Unidos a Taiwán
“es un elemento más en una relación que ahora va en la mala dirección“, pero opinó que, por sí mismo, “no es un hecho irreparable, nada lo es “.
A menos que ambos países se enreden
“en un juego de represalias “, apostilló.
El experto financiero de origen húngaro sostuvo que, desde octubre (fecha de su última ponencia en la Universidad Europea Central de Budapest), las relaciones entre China y Estados Unidos se han deteriorado.
“Este es un asunto de gran preocupación para todos, subrayó Soros en el auditorio de la universidad más antigua de Hong Kong, donde dio seguimiento a sus conferencias de Budapest sobre temas como mercado financieros, el capitalismo y el “camino hacia delante “, entre otras.
El fundador del
“Soros Fund Management LLC “ explicó que, tras la crisis financiera, no se trata de “reiniciar el sistema “ (como si se tratara de un ordenador), sino que se “necesita crear un nuevo sistema, un nuevo Bretton Woods “ para lo cual es “indispensable “ una cooperación codo con codo entre China y Estados Unidos.
Un problema fundamental para Soros radica en los malentendidos entre ambos países y entre China y resto del mundo
“porque ninguna parte entiende los puntos de vista del otro “ sobre temas como Taiwán o Tíbet. “Es necesario que estén de acuerdo en no estar de acuerdo “ al abordar estos conflictos, resumió Soros.
Además,
“el consumidor norteamericano no volverá a ser capaz de ser el motor de la economía
mundial
“, concluyó.

Ver comentarios